Público
Público

Cameron estudia la construcción de un nuevo yate de 70 millones para la reina

Sería el "regalo de la nación" con motivo del 60º aniversario del reinado de Isabel II

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Educación británico, Michael Gove, desató el pasado lunes la polémica en Reino Unido con su propuesta de regalar a Isabel II un nuevo yate real valorado en 60 millones de libras (más de 70 millones de euros). La idea surge con motivo del Diamond Jubilee esto es, el 60º aniversario de su reinado, pero no llega en el mejor momento, con el país a las puertas de una recesión económica.

El asunto fue destapado por el diario The Guardian al publicar una carta en la que Gove compartía su propuesta de 'regalo de la nación' con el ministro de Cultura, Jeremy Hunt, y con el viceprimer ministro, Nick Clegg. Ambos son los responsables de los actos que marcarán la vida pública durante este año en Reino Unido: los Juegos Olímpicos y el Diamond Jubilee, algo así como el aniversario de diamante de la monarca.

Pese a que tanto el círculo próximo al premier, David Cameron, como el propio Clegg desestimaron tajantemente la idea 'dado el estado de las finanzas del país', según apuntó un portavoz de Downing Street, Cameron parece haber dado un giro en su parecer.

Ahora avala la teoría del ministro de Educación, convencido de que, precisamente por la crisis económica, los británicos deberían volcarse con la celebración, emulando el aniversario de la reina Victoria que tuvo lugar en 1897.

Así, un portavoz del primer ministro anunció que desde el Gobierno se 'reaccionaría favorablemente' ante cualquier iniciativa de financiación privada para el proyecto. En esta línea, Gove indicaba en su carta que 'si no hay suficiente dinero público podría recurrirse a una generosa donación privada'. Por ejemplo, 'que cada niño en la escuela compre un recuerdo conmemorativo de la ocasión'.

Según revela el rotativo, el proyecto contaría ya con diez millones de libras (unos 12 millones de euros) del sector financiero en Canadá y una donación privada de cinco millones de libras (unos seis millones de euros).

El Partido Laborista, con el diputado Tom Watson a la cabeza, arremetió contra el plan, asegurando que 'no es el momento de gastar 60 millones de libras en un yate'. El responsable de Educación en la oposición, Stephen Twigg, aumentó aún más el clima de tensión al preguntar: '¿Cuántas escuelas de primaria podría construir el Gobierno con el dinero presupuestado para el nuevo yate real?'.

Pregunta a la que Gove replicó haciendo un guiño de dudoso gusto a la tragedia del Costa Concordia en Italia, pues aseguró que 'debería ser más cuidadoso al mirar los gráficos y navegar fuera de aguas rocosas'.

El nuevo yate real, de más de 180 metros de eslora, sustituiría al mítico Britannia, el palacio flotante convertido en museo y amarrado en Edimburgo desde 1997.