Público
Público

A Cameron le crecen los euroescépticos en su Gobierno

Hasta nueve ministros y altos cargos conservadores apoyan la salida de Reino Unido de la Unión Europea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las fisuras entre los tories británicos sobre Europa se han convertido prácticamente en grietas. Disputas que amenazan directamente al Gobierno de David Cameron. Según publica este lunes el Daily Mail al apoyo declarado en público de los titulares de Defensa y Educación, Philip Hammond y Michael Gove, a abandonar la Unión Europea se han unido varios euroescépticos más dentro del propio Ejecutivo hasta llegar a un total de nueve ministros y altos cargos. 

La contienda en el seno del Partido Conservador ha crecido al sumarse el apoyo del alcalde de Londres, Boris Johnson, a una legislación acerca del tan debatido referéndum sobre la pertenencia del Reino Unido a la Unión. La decisión del Gobierno de no mencionar la consulta en el programa legislativo que ha preparado para el nuevo curso parlamentario ha provocado el malestar de los euroescépticos.

Por ello, varios diputados tories han pedido al presidente de los Comunes, John Bercow, que acepte una moción en la que manifiestan su descontento con esta situación. De ser aceptada la moción, la votación se celebrará este miércoles, aunque es poco probable que prospere por el rechazo de laboristas y liberademócratas, más favorables a Europa.

El alcalde de Londres, una figura de 'peso' y en ascenso dentro de las filas conservadoras, apuntó hoy que respalda la petición de los diputados en relación con la legislación sobre el plebiscito. 'Personalmente apoyo la legislación ahora para asegurar que el referéndum sale adelante. Será algo bueno para todo el mundo, porque todos nos vamos a tener que concentrar no en la disputa sino en lo que es correcto para el país', dijo Johnson en un artículo publicado en el diario conservador The Daily Telegraph. El alcalde de Londres cree que el primer ministro 'hace bien' en buscar una 'nueva' y 'madura' relación con la UE.

En el otro lado, el diputado conservador y exministro de Asuntos Exteriores Malcolm Rifkind criticó la propuesta de moción y acusó a los que la están apoyando de 'falta de juicio' por colocar al primer ministro en una situación muy difícil. Esta propuesta, manifestó, 'no va a prosperar', de modo que 'lo que van a conseguir todos los que la están apoyando es dividir a nuestro propio partido, se cuestionará la autoridad del primer ministro'. 'No solo simplemente estúpido, sino que va en contra de todos los instintos políticos de un partido responsable que quiere mantener el poder después de las elecciones generales', opinó Rifkind.

El propio Cameron ha expresado su irritación con Hammond y Gove por declarar que votarían por salir de la UE si hubiera un referéndum. Durante su viaje a Washington para reunirse con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el premier británico, al ser preguntado sobre qué votaría si hubiera ahora un plebiscito sobre la UE y si había perdido el control de la formación conservadora, respondió que era una pregunta 'hipotética'.

'No habrá mañana un referéndum, así que es una pregunta hipotética', contestó Cameron a los periodistas británicos. Además, el primer ministro censuró a exministros tories como Nigel Lawson y Michael Portillo por querer salir de la UE antes de dar una oportunidad a las negociaciones sobre la reforma de la UE, y dijo que éstos intentan 'tirar la toalla' antes de tiempo.

Cameron reiteró su determinación a renegociar la relación del Reino Unido con la UE antes de convocar una consulta, prevista para 2017, siempre que los conservadores ganen las elecciones generales previstas para 2015. 'Lo que importa es asegurar que hacemos todo lo que podamos para reformar la UE, hacerla más flexible, más abierta, más competitiva y mejorar la relación del Reino Unido con la UE, cambiar esas relaciones para que, cuando tengamos ese referéndum antes de finales de 2017, le demos al pueblo británico una oportunidad real, una elección', declaró el primer ministro.