Público
Público

El camino de Croacia a la UE se despeja

Los eslovenos aceptan en referéndum el acuerdo que suaviza el veto de su país a Zagreb

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El camino de Croacia hacia el ingreso en la Unión Europea está desde ayer un poco más despejado, tras el triunfo delen el referéndum que se celebró en Eslovenia. De esta consulta dependía la continuidad del veto que esta ex república yugoslava mantenía hasta ahora al ingreso de su vecino en la UE.

El año pasado, Eslovenia, miembro de la Unión desde 2004, bloqueó el acceso de Croacia a la organización debido a un contencioso territorial que ambos países mantienen desde la desaparición de la antigua Yugoslavia en 1991. Eslovenia reclama una pequeña parte de la península de Istria, que le daría acceso directo a las aguas del mar Adriático. Pero Croacia se niega a ceder a Eslovenia este pedazo de tierra.

Los gobiernos de Zagreb y Liubliana firmaron en noviembre pasado en Estocolmo un acuerdo por el que se comprometieron a resolver el litigio fronterizo mediante un arbitraje de jueces internacionales designados por la Comisión Europea.

Este acuerdo era precisamente lo que se sometió a referéndum ayer. De haber sido rechazado, el Gobierno esloveno no hubiese tenido alternativa a mantener el veto al ingreso de Croacia en la UE, algo que el actual Ejecutivo de Lubliana quería evitar a toda costa pues aspira a tener una buena relación con su vecino.

Pero los eslovenos decidieron ayer aceptar el acuerdo firmado entre los dos países. Con el 98% de los votos escrutados, el 51,6% de los electores votaron por el , según datos provisionales de la Comisión Electoral Central.

La aprobación del arbitraje internacional representa un triunfo para el Gobierno de centro-izquierda liderado por el primer ministro Borut Pahor, que había abogado en favor del .

'Resolver la disputa fronteriza con Croacia es la base para una paz duradera, la seguridad y la amistad entre las dos naciones', dijo Pahor a la prensa este fin de semana. El primer ministro esloveno ha hecho de la resolución de este contencioso el principal objetivo de su política exterior.

La oposición de derechas eslovena ha defendido el no en el referéndum, al considerar que el arbitraje internacional perjudicará los intereses nacionales. La revocación del acuerdo de arbitraje en la consulta en Eslovenia hubiera retrasado el ingreso de Croacia en la UE y dado al traste con la aspiración de Zagreb a ser uno más de sus socios en 2012.