Público
Público

Campaña de acoso contra la familia de Liu Xiaobo

Arresto domiciliario para su esposa. El Dalai Lama critica la intolerancia de Pekín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pekín continúa con su campaña de acoso policial contra los familiares y conocidos del disidente encarcelado Liu Xiaobo, galardonado con el Premio Nobel de la Paz.

No sólo la esposa del activista, Liu Xia, permanece bajo arresto domiciliario en su apartamento de Pekín desde que regresó de su visita vigilada a la prisión del noreste de China donde está encarcelado su marido, con el fin de comunicarle la noticia. Además, las fuerzas del orden chinas también se han encargado de disolver al menos dos cenas organizadas por intelectuales y activistas políticos cercanos a Liu para celebrar su galardón.

La gran mayoría de la población china no ha oído hablar nunca de Liu Xiaobo y, mucho menos, de que ha sido galardonado con el Nobel de la Paz. La censura oficial se encarga de evitar que la noticia se difunda en los medios de comunicación y de bloquear todos los comentarios y foros sobre el tema en internet.

El Dalai Lama criticó este lunes la reacción china, alegando que Pekín 'no tolera las opiniones diferentes' y que 'su actitud debe cambiar', según la agencia japonesa Kyodo. Según Human Rights Watch, Liu Xia permanece bajo vigilancia policial las 24 horas, sin posibilidad de recibir visitas y con acceso limitado al teléfono móvil e internet. Tras su visita a la cárcel, Liu Xia señaló que su marido quiso dedicar el Nobel a las 'almas de Tiananmen', en referencia a las víctimas de la brutal represión ordenada contra las protestas a favor de la democracia en la plaza de Tiananmen de Pekín, en 1989.

Liu, un profesor de literatura de 54 años, fue uno de los líderes de las manifestaciones de Tiananmen y ha dedicado gran parte de su vida a la lucha por las libertades políticas. Fue uno de los autores principales de la Carta O8, un manifesto en pro de la democracia difundido por internet en 2008, y que fue suscrita por miles de intelectuales y académicos chinos. En los últimos tres días, algunos de los firmantes han sido detenidos de forma intermitente.

Pekín tildó de 'blasfemia' el Nobel y lo acusó de honrar 'a un delincuente'. Liu fue condenado en 2009 a 11 años de cárcel por 'subversión contra el estado'. Sus abogados estudian ahora negociar con las autoridades la reducción de la condena.