Público
Público

El candidato de Putin gana la alcaldía de Moscú, según los primeros resultados

Serguéi Sobianin, actual edil de la capital rusa y estrecho colaborador del presidente, lograría el 56% de los votos. El opositor Alexéi Navalni obtendría un 29% de sufragios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El oficialista Serguéi Sobianin, estrecho aliado del presidente ruso, Vladímir Putin, ganó este domingo las elecciones al Ayuntamiento de Moscú y habría sido reelegido alcalde en las primeras elecciones directas en la capital rusa desde 2003, de acuerdo con los primeros resultados oficiales.

Sobianin, que ejerce el cargo desde 2010 y anteriormente encabezó la Administración del Kremlin, habría recibido el 57,7% de los votos.

Por su parte, el líder opositor, Alexéi Navalni, obtendría un 21,6%. Según la prensa local, del resultado que obtenga finalmente el candidato opositor dependerá su futuro, ya que sobre él pesa una condena de cárcel de 5 años.

Navalni, conocido como el bloguero anticorrupción que sacó a la luz los trapos sucios de Rusia Unida, pudo registrarse sorprendentemente como candidato tras ser puesto en libertad en julio pasado mientras la Justicia estudia el recurso a su condena.

No obstante, el equipo de campaña del opositor informó que, según sus sondeos, que estiman los votos emitidos hasta una hora antes del cierre de los colegios, Sobianin lograría sólo el 46% de los votos por el 36% de Navalni.

En caso de confirmarse este último sondeo opositor, al no superar ningún candidato el 50% de los votos, habría que celebrar una segunda ronda. Los primeros resultados oficiales preliminares se conocerán a las 22:00 hora local (20:00 hora española), según informó la CEC.

Hoy, domingo, también se celebraron elecciones locales en otras ciudades y regiones de este país, como Yekaterimburgo (Urales), cuarta ciudad del país, donde el candidato de la oposición moderada, Yevgueni Roizman, habría desbancado al oficialista Yakov Silin.

La jornada electoral estuvo marcada de la parte europea de Rusia hasta el Lejano Oriente por la bajísima participación, que rondó en muchos casos el 30%, con la tradicional excepción de la república de Chechenia, donde votaron más del 90% de los electores.