Público
Público

Caos circulatorio y apagones en Nueva York tras el paso de Sandy

El Servicio de Pronóstico Hidrometeorológico de EEUU sitúa al huracán sobre Pensilvania, avanzando hacia Canadá y debilitándose paulatinamente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sandy se ha ido y en Nueva York queda una resaca en forma de caos circulatorio, cortes masivos de luz y desabastecimiento de energía. Más de la mitad de estaciones de servicio de Nueva York y Nueva Jersey han permanecido cerradas este miércoles debido a cortes de luz y el agotamiento de suministros de fuel, frustrando los intentos de restaurar la vida normal tras el paso de la tormenta Sandy.

Más de 500 pacientes del hospital público Belluvue, situado cerca del East River, han tenido que ser evacuados tras fallar uno de los generadores de electricidad. La evacuación comenzó después de que las luces del centro comenzaran a parpadear y finalmente el vestíbulo se quedara totalmente a oscuras. El centro, uno de los más conocidos del sistema público de la ciudad, ha estado funcionando desde el lunes con generadores eléctricos de emergencia tras el azote de Sandy, pues se encontraba en una de las zonas con riesgo de inundación. Este es el segundo hospital que se evacúa en la ciudad a consecuencia de los estragos de la tormenta, tras la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York (NYU).

El agua, que anega aún avenidas y edificios, es bombeada poco a poco hacia los desagües, mientras 6,2 millones de hogares continúan hoy sin luz en todo el país. En Nueva York, estaciones de metro, muchas estaciones de servicio y carreteras permanecen vacías, y muchos dueños de gasolineras se ven imposibilitados de proveer combustible debido a una falta de energía, mientras que otros agotaron rápidamente sus reservas por la fuerte demanda y las dificultades de hacerse con repuestos.

Las gasolineras que pueden proveer fuel se quedarán sin él en un plazo de 24 horas 

Estos problemas están causando graves problemas para el desplazamiento de los neoyorkinos, ya que las líneas de metro se encuentran cerradas y se espera que continúen así a lo largo de varios días. Además, los trenes y servicios de autobuses también están suspendidos. En Nueva Jersey, donde la mitad de los negocios y hogares están aún sin energía, más del 80% de gasolineras están cerradas. 

Kevin Beyer, presidente de la Asociación de Minoristas de Gasolina de Long Island, en Nueva York, estima que menos de la mitad de todas las estaciones de gas están capacitadas en estos momentos para vender fuel a las gasolineras, por lo que se trata también de un problema logístico.

'Tengo gas bajo el suelo pero no energía. Mientras tanto, otros están enfrentándose al problema opuesto: tienen energía pero no gasolina. Las pocas estaciones lo suficientemente afortunadas de tener las dos cosas, se encuentran con colas inmensas', afirma Beyer.

'Con ese nivel de demanda, prevén que se quedarán sin gasolina dentro de las próximas 24 horas', asegura Beyer, quien estima que hacer que todas las estaciones de fuel vuelvan a operar podría llevar hasta el final de la semana próxima.

Sandy continuaba debilitándose hoy sobre el oeste del estado de Pensilvania tras haber causado entre 40 y 55 muertos en EEUU, según distintas estimaciones, mientras 6,2 millones de usuarios siguen sin luz. El recuento de la cadena CNN señala que al menos 40 personas han perdido la vida a causa de Sandy en Estados Unidos, mientras la NBC indica hoy que esa cifra asciende a 55.

Sandy se encuentra ahora avanzando hacia Canadá y debilitándose paulatinamente

En su último boletín, el Servicio de Pronóstico Hidrometeorológico de EEUU situó a Sandy sobre el oeste de Pensilvania, avanzando hacia Canadá y debilitándose paulatinamente.

Se mantiene la alerta por temporal para la zona de los Grandes Lagos y por posibles inundaciones costeras en el noreste del país. Además, el Servicio de Pronóstico Hidrometeorológico indica que los fuertes vientos continuarán durante las primeras horas de este miércoles en áreas del noreste y de los Grandes Lagos.

Tras la cancelación de más de 18.000 vuelos nacionales e internacionales desde el domingo la mayoría de los aeropuertos del noreste del país volvieron hoy a operar con normalidad, a excepción de La Guardia en Nueva York.