Publicado: 02.12.2016 07:19 |Actualizado: 02.12.2016 07:27

La caravana de la Eternidad llega a Camagüey en un día lluvioso

Estos días ha empezado a sonar en Cuba un nombre para la caravana fúnebre de Fidel. Si la ruta que hizo en el 59 tras la victoria de la Revolución se llamó Caravana de la Libertad, la que recorre estos días la isla en sentido inverso se llama Caravana de la Eternidad

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4
Comentarios:
Banderas y un cartel con el nombre Fidel Castro cuelgan desde la fachada de un edificio, este jueves en la La Habana (Cuba). REUTERS

Banderas y un cartel con el nombre Fidel Castro cuelgan desde la fachada de un edificio, este jueves en la La Habana (Cuba). REUTERS

LA HABANA.- Estos días ha empezado a sonar en Cuba un nombre para la caravana fúnebre de Fidel. Si la ruta que hizo en el 59 tras la victoria de la Revolución se llamó Caravana de la Libertad, la que recorre estos días la isla en sentido inverso se llama Caravana de la Eternidad.

Durante la segunda jornada de esta caravana ha hecho mal tiempo. Frente al sol radiante de los últimos días, hoy ha amanecido nuboso y con lluvias suaves. Es casualmente el mismo ambiente que acompañó a la Caravana de la Libertad del 59 en su segundo día de ruta.



Los restos fúnebres de Fidel Castro han salido por la mañana del jueves de Santa Clara, donde habían pasado la noche junto a los restos de su compañero el Che Guevara. Han recorrido el centro de la isla, parando en poblaciones como Cabaiguán, Sancti Spiritus, Jatibonico y Ciego de Ávila y Nueva Estrada. La última parada es en Camagüey, donde se celebra una vigilia nocturna en la Plaza de la Revolución, inaugurada por Fidel en el 59. El destino de mañana es la ciudad oriental de Bayamo.

El desarrollo de la caravana es semejante en todas las ciudades y pueblos que visita. Primero recorre la Carretera Central, escoltada y acompañada por cientos de personas que acuden a verla pasar formando largas filas autogestionadas y contenidas. Después entra a la plaza central de cada lugar y recibe el homenaje de la gente. La emoción contenida, igual que en la primera jornada, deja paso a los himnos y cánticos. "Yo soy Fidel" y "Comandante en jefe, ¡ordene!" son los más escuchados.

Los medios oficiales, los únicos que van subidos en la caravana, hacen referencias históricas y recuerdan lo que estaba pasando en cada lugar al paso de la caravana hace 47 años. Los paralelismos, las comparaciones con el 59 y la fuerte carga simbólica son continuos. Así van pasando las horas de esta ruta fúnebre, que ya alcanza su ecuador acercándose cada vez más a los orígenes de la Revolución.