Público
Público

'Carlos' se declara "revolucionario de profesión" al inicio del juicio

Illich Ramírez está acusado de atentar con bombas contra trenes y aparcamientos en los años 80

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El guerrillero venezolano Ilich Ramírez Sánchez, conocido como Carlos el Chacal, se ha declarado este lunes 'revolucionario de profesión' al inicio del juicio ante el Tribunal de lo Criminal de París por su implicación en cuatro atentados mortales cometidos en Francia en 1982 y 1983.

Carlos ha respondido a las preguntas del presidente del tribunal, Olivier Leurent, sobre su nombre, su fecha de nacimiento, su nacionalidad (afirmó que tiene la palestina, además de la venezolana) y su profesión, a lo que ha contestado: 'soy revolucionario de profesión'.

A continuación se ha quejado de la falta de fondos para financiar a sus abogados y culpó de esa situación a la embajada venezolana en Francia, a la que acusa de 'malversación' de los fondos que le habían prometido las autoridades de su país.

En esa misma línea, los dos letrados que se ocupan de su defensa, su esposa Isabelle Coutant-Peyre y Francis Vuillemin, han insistido en que no pueden asumir su trabajo sin el dinero que esperaban, tras lo cual el presidente dijo que actuarán en este caso como abogados de oficio.

Los fiscales acusan al Chacal de las bombas que destrozaron trenes, estaciones y aparcamientos entre 1982 y 1983, causando 11 muertos y decenas de heridos. Sus huellas dactilares se encontraron en una carta amenazadora enviada al ministro del Interior para pedir su liberación, agregan. Pero su defensa asegura que la carta no existe y que el juicio es un 'engaño'.

Ramírez Sánchez, de 62 años, con el pelo ya completamente cano, ha aprovechado la demanda de sus abogados para rechazar las acusaciones de una asociación francesa de víctimas de terrorismo (Fenvac) para soltar una diatriba política.

Afirma tener 'mucha conmiseración por las víctimas' y reconoce el 'sufrimiento' de las de las acciones que son objeto del actual sumario. Sin embargo, después ha cargado contra los que llama 'carroñeros sionistas', en alusión a Fenvac, tras haberlo hecho contra 'el Estado racista de Israel', que a su juicio se aprovecha de capitalizar la solidaridad internacional por los millones de judíos que fueron perseguidos y exterminados durante la Segunda Guerra Mundial.

La responsable de esa organización, Françoise Rudetzki, ha dicho después a la prensa que 'nos hemos acostumbrado a este tipo de argumentos de los que se pretenden revolucionarios'.

La abogada y esposa de 'Carlos' ha acusado al tribunal de imparcial

Coutant-Peyre, que pidió la revocación del tribunal por considerar que se ha constituido de forma irregular y por estimar que no es imparcial, ha denunciado la situación del régimen carcelario de su marido, con 'casi nueve años' en régimen de aislamiento, y ha manifestado su temor de que este proceso suponga en la práctica su reclusión en 'la tumba' que para ella es la nueva cárcel de máxima seguridad de Melun.

El tribunal ha constatado que los otros tres inculpados -Christa Margot Frohlich, Johannes Weinrich y Ali Kamal Al Assani- no estaban presentes en el lugar de los hechos.

Uno de ellos, Bernard Ripert, ha señalado que 'éste es, por supuesto, un proceso político' que quiere ser 'un linchamiento (...) como el que los asesinos de la OTAN organizaron contra Gadafi'.

Ramírez Sánchez cumple cadena perpetua en Francia por haber matado a tres hombres (dos de ellos agentes secretos franceses) en París en 1975 y ahora se sienta en el banquillo acusado de ser el inspirador y el que encargó y se atribuyó cuatro atentados que causaron once muertos y decenas de heridos.