Publicado: 21.11.2014 19:57 |Actualizado: 21.11.2014 19:57

La Casa Blanca defiende que la reforma migratoria beneficiará a la economía de EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las medidas ejecutivas para regularizar a cinco millones de indocumentados del presidente de EEUU, Barack Obama, generarán un crecimiento del PIB de entre un 0,4% y un 0,9% en una década, y un aumento de los salarios del 0,3% para 2024, según un informe divulgado por la Casa Blanca.

En cifras, ese aumento del producto interior bruto (PIB) será de entre 90.000 a 210.000 millones de dólares (entre unos 72.600 y 170.000 millones de euros), de acuerdo con el estudio, elaborado por el Consejo de Asesores Económicos del presidente. En cuanto a los salarios, el incremento anual será de unos 170 dólares (algo más de 138 euros) para 2024, y la fuerza laboral también se expandirá durante la próxima década en unas 150.000 personas. La Casa Blanca enfatiza, además, que las medidas del presidente no tendrán impacto en la "probabilidad de encontrar empleo" de los ciudadanos estadounidenses.

El Senado, bajo control demócrata, aprobó un proyecto de ley para una reforma migratoria en junio de 2013 que ni siquiera ha sido sometido a voto en la Cámara de Representes, donde los republicanos tienen la mayoría desde 2010. Tras esperar más de un año a que ese voto se produjera, Obama anunció en junio pasado que actuaría por su cuenta y anoche, en un discurso a la nación desde la Casa Blanca, dio a conocer sus medidas, que beneficiarán a 5 de los más de 11 millones de indocumentados que residen en EEUU.

La parte clave del plan de Obama beneficiará a los indocumentados con hijos que son ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes, que demuestren que llevan en el país desde antes del 1 de enero de 2010 y que carezcan de antecedentes criminales. Además, el presidente extendió la Acción Diferida (DACA), un programa que ya ha evitado la deportación de más de 580.000 jóvenes indocumentados y al que ahora podrán acogerse todos aquellos que llegaron a EEUU antes de cumplir 16 años y con anterioridad al 1 de enero de 2010, con independencia de la edad que tengan actualmente.

El proyecto de ley para una reforma aprobado por el Senado era mucho más ambicioso que las medidas unilaterales de Obama, ya que abría una vía a que los indocumentados obtuvieran la ciudadanía, y sus beneficios económicos, por tanto, serían mayores, como recordó la Casa Blanca en su informe. La Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, en inglés) calculó en su momento que ese proyecto de ley elevaría el PIB en un 3,3% hasta 2023 y un 5,4% adicional en la siguiente década, hasta 2033. Asimismo, reduciría el déficit en 200.000 millones de dólares en la primera década, y en unos 700.000 millones en la segunda, algo fundamental en un país con un importante desequilibrio fiscal, según la CBO.