Público
Público

La Casa Blanca dice que peligra la vida de sus diplomáticos

Washington reacciona con contundencia a la nueva filtración de Wikileaks

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No podía ser de otra manera. La Casa Blanca ha reaccionado con contundencia a la publicación de 250.000 cables de la diplomacia de EEUU y asegura, como en otras ocasiones, que pone vidas en riesgo.

En un comunicado difundido con antelación a que varios periódicos de todo el mundo publicaran el contenido, la Casa Blanca aseguró que la filtración pone en peligro los intereses de EEUU en política exterior, a agentes secretos y 'la causa de los derechos humanos, así como las vidas y el trabajo de los individuos' que los defienden.

Por su naturaleza, indica la Casa Blanca, los informes diplomáticos a Washington son 'información franca y a menudo incompleta', que no representa necesariamente la política de EEUU ni tampoco 'forja las decisiones políticas definitivas'

Su publicación puede poner en peligro las conversaciones privadas con Gobiernos extranjeros y líderes de la oposición y 'cuando la sustancia de conversaciones privadas se publica', considera, 'puede tener un profundo impacto no sólo en los intereses de EEUU en política exterior, sino también de nuestros aliados y amigos en todo el mundo'.

Estas revelaciones 'ponen en peligro a nuestros diplomáticos, profesionales de los servicios secretos y la gente de todo el mundo que viene a EEUU en busca de ayuda para promover la democracia y un Gobierno abierto', sostiene.

'Condenamos en los términos más duros la divulgación no autorizada de documentos clasificados' Los documentos pueden nombrar individuos que viven bajo regímenes opresivos, advierte la Casa Blanca, que advierte que 'esta acción peligrosa y temeraria' puede poner en peligro la causa de los derechos humanos y las vidas de quienes los defienden.

El presidente de EEUU, Barack Obama, apoya un gobierno responsable y abierto no sólo en su país sino en todo el mundo y la filtración 'es contraria a esas metas', considera el comunicado. 'Condenamos en los términos más duros la divulgación no autorizada de documentos clasificados y de información de seguridad nacional delicada', concluye la Casa Blanca.