Público
Público

"La causa palestina no se puede reducir a la comida"

Dirigente y portavoz de Hamás en la Franja de Gaza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ayman Taha, hijo de uno de los fundadores de Hamás, se ha pasado 11 de sus 40 años en las cárceles israelíes. La última vez que lo detuvieron, en 2003, acabó con un brazo deformado por el impacto de una bala y decenas de cicatrices de las dentelladas de los perros que le lanzaron los soldados israelíes en su casa natal en el campo de refugiados de El Bureij. En febrero de 2009, las autoridades egipcias sorprendieron a Taha intentando entrar en Gaza con 11 millones de dólares (8,5 millones de euros) y le obligaron a ingresarlo en un banco de Egipto.

¿Cómo está Gaza desde que Israel aprobó la entrada de más productos?

Primero debemos concentrarnos en que la prioridad no es la comida o la bebida, algo de lo que ya disponemos. La gente de Gaza se comería las hojas de los árboles con tal de disponer de un Estado palestino. Israel trata de ocultar su crimen original al decir que permiten la entrada de más comida. El problema es el asedio que padece Gaza. Queremos que la gente se pueda mover con libertad entre Gaza y Cisjordania, queremos tener un puerto y un aeropuerto como cualquier otro país en el mundo. Lo más peligroso es que los israelíes quieren reducir la lucha de la causa palestina a una cuestión de comida y bebida, y eso es algo inaceptable.

¿Recaudan ahora menos dinero a través de sus impuestos en los túneles?

'No aceptaremos un acuerdo de paz firmado entre Abás e Israel'

Todos los gobiernos cobran impuestos. Teniendo en cuenta la situación que vive Gaza, hemos dejado de recaudar muchos impuestos durante los últimos cuatro años. Cobramos menos impuestos que en Cisjordania. Un litro de gasolina es más barato aquí que en Cisjordania. Hemos puesto un impuesto pequeño a los cigarrillos pero se trata de un impuesto opcional, el que no fuma no lo tiene que pagar.

¿Cómo están las cuentas del Gobierno de Hamás?

No estamos en una situación delicada. Hemos importado una cantidad muy pequeña de dinero desde el exterior, unos 15 millones de dólares. Hemos hecho proyectos de reconstrucción dando un ejemplo de cómo se puede gobernar con un presupuesto tan bajo y no como el Gobierno de Fatah, que se gastó miles de millones y no se hizo nada.

'Fue Netanyahu quien arruinó las negociaciones para liberar a Shalit'

¿De dónde viene su dinero?

De Dios [risas].

Les acusan de recibir financiación desde Irán.

Aceptamos dinero y cualquier tipo de ayuda de cualquier país del mundo. Lo único que no aceptamos es recibir dinero a cambio de que nos digan lo que tenemos que hacer.

¿Cuál es el principal objetivo político de Hamás?

El primero es a largo plazo y sería recuperar toda Palestina. El segundo, a corto plazo, es recuperar el Estado palestino en las fronteras de 1967 sin aceptar a Israel. Pero nuestra prioridad número uno es acabar con el asedio a Gaza.

¿Y la reconciliación palestina con Fatah?

Sigue siendo una prioridad que no olvidamos, pero el asedio de Gaza es más importante. Hemos negociado a través de la Liga Árabe, con Egipto y con figuras de la sociedad civil palestina. No es una cuestión fácil de resolver. Además, hay un veto de Washington contra nosotros que impide avanzar en las negociaciones.

¿Qué harán si Mahmud Abás alcanza un acuerdo de paz con Israel y lo somete a referéndum?

No nos representa y no nos sentimos vinculados a lo que firme. Abás sabe que está en una posición de debilidad y no tienen ningún control sobre Gaza. No le daremos la oportunidad de hacer un referéndum aquí.

¿Cómo se encuentra Gilad Shalit [el soldado israelí capturado por Hamás en 2006]?

No tengo ni idea.

¿Van a pedir más presos palestinos por su libertad ahora que los padres de Shalit presionan al Gobierno israelí?

El padre de Shalit debe saber que no fue Hamás quien arruinó las negociaciones para liberar a su hijo. Fue Netanyahu quien rechazó el acuerdo al que habíamos llegado.

¿Hay riesgo de tener grupos salafistas en Gaza?

Intentamos parar a estos grupos por la vía del diálogo. Muchos de ellos se retiraron y adoptaron posiciones más moderadas. Otros no aceptaron lo que les propusimos y tuvimos que intervenir para desmantelarlos como sucedió en Rafah el año pasado. El origen de estos grupos está en la presión con la que la gente vive en Gaza por culpa de Israel y de EEUU.