Publicado: 30.01.2014 08:08 |Actualizado: 30.01.2014 08:08

La Celac "destierra" la violencia y declara la región "zona de paz"

La cumbre de mandatarios de los 33 países de América Latina y el Caribe concluye en La Habana con el respaldo a Argentina por la soberanía de las Malvinas, el proceso de paz en Colombia y el fin del bloqueo económico de

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los países latinoamericanos y caribeños se comprometieron a resolver pacíficamente sus diferencias y a "desterrar para siempre" la amenaza y el uso de la fuerza en la región en la II Cumbre de la Celac que concluyó este miércoles en La Habana.  Los jefes de Estado y de Gobierno de los 33 países que integran el bloque, que no incluye a Estados Unidos ni Canadá, acordaron consolidar la paz en el continente bajo el presupuesto de "no intervenir directa o indirectamente" en sus asuntos internos y fomentar la cooperación e integración.

El establecimiento de la región como "zona de paz" se convirtió así en uno de los puntos más destacados de la Declaración de La Habana, consensuada en esta cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y que contiene 83 puntos. El documento, en el que trabajaron durante tres días coordinadores y cancilleres hasta su aprobación definitiva este miércoles por los mandatarios, se caracteriza por promover pactos que impulsen la unidad en medio de la diversidad del bloque.

La cumbre evaluó la creación "mecanismos para la solución de controversias con inversionistas extranjeros"

"La unidad y la integración de nuestra región debe construirse gradualmente, con flexibilidad, con respeto al pluralismo, a la diversidad y al derecho soberano de cada uno de nuestros pueblos para escoger su forma de organización política y económica", subraya la declaración. El foro insistió en impulsar los ritmos de crecimiento económico de sus países, teniendo en cuenta un "tratamiento favorable a las economías pequeñas y vulnerables".  Y también indica que el fortalecimiento del organismo como "actor político internacional" debe ser prioridad, y en ese sentido celebra el establecimiento del Foro C-China y del Mecanismo de Diálogo con Rusia como elementos positivos para la comunidad.

La reconstrucción y desarrollo de Haití, el reconocimiento de los peligros del cambio climático para el Caribe insular, el apoyo a la iniciativa de una región sin hambre en 2025 y el recuerdo al fallecido presidente venezolano Hugo Chávez también fueron incorporados. Además, los dirigentes del bloque respaldaron el reclamo de Argentina por la soberanía de las Islas Malvinas, el proceso de paz entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC, y el fin del bloqueo económico que Estados Unidos aplica a Cuba desde 1962.

Sobre un posible ingreso al bloque de Puerto Rico, opción que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, comentó en los días previos a la cumbre, la declaración se limitó hoy a reiterar su "carácter latinoamericano y caribeño". Puerto Rico mantiene el estatus de Estado Libre Asociado a Estados Unidos desde 1952, lo que limita su autonomía en varios asuntos, como las relaciones internacionales.

La cumbre  cerró con el traspaso de la presidencia temporal del bloque de Cuba a Costa Rica  Los problemas migratorios, la seguridad alimentaria, la necesaria contribución de la sociedad civil y del sector privado, el reforzamiento de la democracia y los derechos humanos, y la importancia de la inversión extranjera directa en la región fueron otros asuntos abordados por el documento. Sobre el último punto, la Celac decidió "evaluar" la posibilidad de que la región "se dote de mecanismos apropiados para la solución de controversias con inversionistas extranjeros".

La segunda cumbre de la Celac cerró con el traspaso de la presidencia temporal del bloque de Cuba a Costa Rica, y convertida en una cita "histórica", el calificativo más usado por los gobernantes participantes para describir el foro que supuso la total reinserción regional de la isla. El cónclave, en la que participaron todos los jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y el Caribe, salvo los de El Salvador y Panamá, subió su perfil con invitados como el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el de la OEA, José Miguel Insulza.

"Confundimos la necesidad de consumir con apañar la necesidad de despilfarrar recursos" El presidente de Uruguay, José Mujica, ha reclamado este miércoles una verdadera unión entre los distintos países de la región para frenar las consecuencias del cambio climático y el capitalismo. "Si cada país piensa de manera egoísta, la civilización está condenada. Los latinoamericanos tenemos que unirnos para gritar al mundo la responsabilidad que tiene con la vida humana", ha remarcado Mujica, quien ha apuntado al cambio de mentalidad para "dejar atrás la cultura del despilfarro y la esclavitud", que impone el capitalismo y la globalización.

"Nada ha demostrado tener más fuerza en este planeta que la economía capitalista. Confundimos la necesidad de consumir con apañar la necesidad de despilfarrar recursos. Hay que influir en este mundo a favor de defender la vida. La globalización es un hecho que va camino del desastre", ha subrayado. Mujica también ha destacado que la principal crisis que vive el planeta es la política, por lo que se presenta como algo capital cuidar cada uno de los gestos y de las medidas que pueda llevar a cabo cualquier Gobierno, con el fin de mantener la confianza de los ciudadanos.

"Soy optimista de que, si seguimos como vamos, ojalá en la próxima cumbre, en Costa Rica, podamos decir que el conflicto armado en Colombia ha terminado", ha dicho el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos. Así, ha explicado que es "más optimista de lo que lo era hace un año, porque "hay voluntad de ambas partes". "Por mi parte, la voluntad es total, porque no hay valor más importante que la paz, es el valor supremo de cualquier sociedad", ha indicado.

Santos agradece a Cuba su mediación con las FARC como país garante

El líder colombiano ha prometido "trabajar muy duro para que así sea". "Estaré intentando, por todos los medios, lograr ese objetivo de terminar un conflicto que ha desangrado a mi país y ha afectado a toda la región durante más de 50 años", ha insistido. Además, ha confiado en conseguirlo con el apoyo incondicional de los países vecinos, que hasta ahora "ha sido muy importante". Santos ha agradecido especialmente el respaldo de Cuba, como país garante, y de Venezuela y Chile, como país acompañante. 

El anfitrió de la cumbre y presidente de Cuba, Raúl Castro, apostó por la "unidad en la diversidad" y "la integración latinoamericana y caribeña" como la única alternativa viable para la región, durante su discurso de clausura de la reunión. Ha destacado que los documentos adoptados en esta Cumbre "han reafirmado el compromiso común con los valores fundacionales de la Celac". Así, ha agradecido el apoyo de todos los jefes de Estado y funcionarios presentes en estas jornadas, valorando el "profundo debate" que se ha llevado a cabo sobre cuestiones que preocupan a todas las naciones del entorno.

Raúl Castro ve "imprescindible" cambio en el orden económico mundial

De la misma forma, Castro se ha referido a un "imprescindible" cambio en el orden económico mundial para lograr la erradicación de la pobreza y ha incidido en los "importantes acuerdos sobre temas trascendentales" que se han alcanzado, como la Proclamación de una 'Zona de Paz' en la región y las reglas y normas para garantizar que la cooperación redunde en beneficios tangibles para la comunidad.

Por otro lado, el presidente cubano ha señalado que durante la Cumbre se ha subrayado "la trascendencia de la soberanía permanente de los Estados sobre sus recursos naturales", a la vez que recoge la disposición de los países miembro de la Celac para hacer frente a los desafíos del escenario internacional, "realizando esfuerzos para impulsar la equidad e inclusión social". Finalmente, ha dicho que "Cuba seguirá trabajando arduamente en el seno de la Celac" para dar continuidad al proceso de consolidación de esta "comunidad".