Diario Público
Diario Público

Las cenizas de Fidel Castro llegan a su tierra natal

La Caravana de la Eternidad pasa por Holguin, el lugar que le vio nacer, en su penúltima etapa antes de llegar a Santiago de Cuba, donde el domingo se celebrará el funeral del comandante en el cementerio Santa Ifigenia.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Un hombre mira un mural de Fidel Castro en las afueras de Santiago de Cuba. REUTERS

Un hombre mira un mural de Fidel Castro en las afueras de Santiago de Cuba. REUTERS

HOLGUÍN.- En su periplo por toda Cuba, las cenizas de Fidel Castro retornaron este viernes a Holguín, su tierra natal, donde el retraso de varias horas del paso de la caravana no mermó el ánimo de las miles de personas que salieron a las calles para dar el último adiós a su hijo predilecto, al que muchos conocieron.

La visita fue breve, no más de quince minutos para atravesar a las 16.30 horas los seis kilómetros de la Carretera Central a su paso por Holguín, el mismo camino, pero a la inversa, que cruzó el 3 de enero de 1959, cuando el Ejército Rebelde recorrió triunfal todo el país hasta La Habana.

"Fidel no tiene comparación. No hay otro igual", contaba emocionado Enrique Vidal, de 77 años, que luchó en el Ejército Rebelde y logró escaparse justo cuando las tropas del régimen de Fulgencio Batista estaban a punto de fusilarle.

Poca gente hay en Holguín que no hubiera conocido personalmente al comandante en algún momento de su vida y el recuerdo de esos encuentros con Fidel era este viernes comentario general entre la multitud que se agolpó a los dos lados de la calle por la que pasó el cortejo fúnebre que porta sus cenizas.

"Yo lo vi cuando vino a las marchas para pedir el retorno del balserito Elián", le cuenta Marisa, médico de 45 años, a Liliana, de 63 años, que recuerda que mantuvo una breve conversación con el comandante cuando visitó en los noventa la empresa estatal en la que ella trabajaba.

"Cuando lo veías se sentía algo muy especial. Tenía un magnetismo que te atrapaba", rememora Liliana, que no pudo contener las lágrimas cuando vio pasar ante sí el cortejo fúnebre en el que viaja la urna de madera de cedro que guarda las cenizas del comandante.

Los restos incinerados de Fidel, fallecido a los 90 años el pasado 25 de noviembre, descansan sobre una urna de madera de cedro porque el líder de la Revolución nació en Birán, un pequeño pueblo de la provincia de Holguín -a 50 kilómetros de esta ciudad- rodeado de esos árboles en la finca de su padre, el terrateniente de origen gallego Ángel Castro.

La caravana no hizo parada en ese remoto municipio, pero sí pasó por la capital de la provincia, donde miles de personas se agolparon en las calles para dar el último adiós a Fidel, cuya llegada se demoró más de tres horas, en las que los holguineros soportaron un sol de justicia con sombrillas y cargamentos de agua.

"Holguín recibe al hijo", gritaba la multitud, que tampoco olvidó la consignas "Fidel, amigo, el pueblo está contigo", "Yo soy Fidel" o "Fidel sigue vivo" escuchadas en el resto del país al paso de la caravana.

La caravana entró por el monumento conocido como las "6 columnas", en homenaje a los seis mártires del Movimiento 26 de Julio, que luchaban en la clandestinidad contra el régimen de Batista y germen del Ejército Rebelde.

"Fidel fue hombre que no lo va a superar nadie en la historia". (...) Era muy humano, siempre quiso que toda la igualdad de todos los cubanos. Antes de la Revolución eran muchísimos los cubanos que vivían en una pobreza total", contó a Efe Aleida, hija de Atanagildo Cajigal, uno de los mártires honrados en las "6 columnas".

Horas antes del paso de la caravana, cuando Holguín se engalanaba con banderas y fotografías para recibir a Fidel, Jesús, de 54 años, cargaba en su bicicleta una caja con cuarenta palomas, para soltarlas al paso de los restos del comandante.

"Fue el padre de la patria. Para mí, es mi papá y me siento igualito que si hubiera perdido a mi padre", dijo emocionado.

La caravana inició este viernes el penúltimo tramo de su recorrido, tras partir de la ciudad de Camagüey hacia Las Tunas y Holguín, para finalizar la etapa en Bayamo, capital de la provincia de Granma, que recibe el nombre del yate con el que el exgobernante desembarcó desde México para iniciar el movimiento revolucionario.

Para los cubanos, la Revolución no comenzó en enero 1959 con el recorrido triunfal de la Caravana de la Libertad, desde Santiago a La Habana -el trayecto inverso de las cenizas-, sino el 26 de julio de 1953, con el asalto de los jóvenes rebeldes liderados por Fidel a los cuarteles de Moncada, en Santiago, y Manuel de Céspedes en Bayamo.

Precisamente en ese cuartel de Bayamo descansarán las cenizas del líder revolucionario esta noche, antes de emprender mañana el tramo final de su viaje hasta Santiago de Cuba, donde se celebrará el domingo el funeral del comandante en el cementerio Santa Ifigenia.