Público
Público

Centenares de policías y bomberos protestan por los recortes de Atenas

A dos días del inicio de la huelga general los funcionarios de varios sectores públicos ya han abandonado sus puestos de trabajo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Centenares de policías y bomberos han protestado ante el Parlamento de Atenas contra los recortes adicionales en sus salarios, el aumento de impuestos y los despidos.

Los uniformados se concentraron ante el Parlamento de forma pacífica, sumándose así a la oleada de protestas sectoriales que afectan a la capital griega, que el próximo jueves votará nuevas medidas de austeridad.

Papandreu, muy perjudicado en las encuestas, ha desafiado a los manifestantes, prometiendo impulsar un paquete profundamente impopular que incluye subida de impuestos, recortes salariales y de pensiones, despidos y cambios en los convenios colectivos.

Para ese mismo día y el día anterior hay convocadas dos jornadas de huelga general, pero hoy ya han abandonado sus puestos los trabajadores portuarios, los funcionarios de varios sectores públicos y los médicos del sistema nacional de salud. El espacio aéreo del país también estará cerrado esos dos días a todos los vuelos comerciales por la participación en la huelga de los controladores aéreos.

Los dos principales sindicatos griegos, que representan a la mitad de los cuatro millones de trabajadores, han prometido llevar a cabo una de las mayores huelgas desde que comenzó la crisis hace dos años, afectando a los suministros de alimentos y combustible, el transporte y con servicios mínimos en los hospitales. 

Aún están frescos los recuerdos de los violentos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes contrarios a la austeridad en junio. El lunes se registraron episodios esporádicos de disturbios, como el impacto de un cóctel molotov en un camión de recogida de basura en el norte de Atenas.

Después de 20 días de huelga por parte de los empleados de recogida de basura, el Gobierno ha dejado abierta la posibilidad de movilizar al Ejercito, cuyos soldados trabajarían como chóferes de los camiones de recogida de basura en Atenas. Las autoridades declararon que decenas de toneladas de basura en las calles de las principales ciudades del país constituyen una amenaza a la salud pública.