Público
Público

Chávez reta a la oposición a un revocatorio y dice que la superó en votos

Reiteró que el PSUV logró una "holgada victoria" y asegura que superó a la oposición en 100.000 votos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Les hago un reto: convoquen a referéndum. ¿No son mayoría? Pues háganlo: no esperen dos años'. Hugo Chávez compareció ayer ante los medios internacionales transcurridas 24 horas de las elecciones parlamentarias para reclamar a la 'Mesa de la ultraderecha' (en referencia a la Mesa de la Unidad Democrática, MUD) que midan fuerzas en un revocatorio, que permite la Constitución venezolana pasado la mitad del mandato. 'Les ganamos por estado, por circunscripción, por diputados, por votos', aseguró el mandatario, que por fin aportó los datos que el CNE se negaba a oficializar durante horas. El oscurantismo y el retraso en el primer boletín electoral, ocho horas después del cierre de los colegios, provocaron críticas en distintos sectores del país.

Según las cifras oficiales aportadas por el líder bolivariano, al PSUV le habrían votado un total de 5.422.040 electores frente a los 5.320.175 de la MUD. La oposición, en cambio, mantiene que los antichavistas son mayoría en el país, ya que suman para sí los votos de otros bloques no gubernamentales.

Trasladados al hemiciclo, la exigua ventaja del PSUV se ha transformado en 98 diputados gracias a la nueva Ley Electoral, frente a los 65 de la MUD y los 2 de Patria Para Todos.

Tras varias preguntas de medios afines al presidente, una periodista venezolana lanzó la pregunta del día, la que muchos periodistas estaban esperando realizar: '¿Cómo se explica que con una diferencia de 100.000 votos, la oposición haya logrado 37 diputados menos que el oficialismo?'. El mandatario venezolano se crispó en exceso y volvió a demostrar lo que ya se sabía desde la noche anterior: estaba contrariado por el resultado. 'Pareciera como si tú ignoraras lo que pasó, cómo vivieras en la Luna. (...). Te sugiero que te pongas a estudiar un poquito', le espetó.

A lo largo de un largo y polémico recuento nocturno de resultados, el líder bolivariano ordenó la retirada de los portavoces del PSUV, incluso desconvocó la tradicional fiesta frente al Balcón del Pueblo del Palacio de Miraflores. En la rueda de prensa de ayer, el líder de la Revolución también atacó directamente a los periodistas españoles: 'Prensa de mierda'. Más tarde matizó, 'algunos'.

Chávez tiene motivos para estar molesto. No sólo no ha alcanzado las 2/3 partes del Parlamento que demandaba a sus seguidores, el 26-S ha cambiado el mapa electoral de Venezuela. La oposición siente que el cambio comenzó. El Gobierno, que el proceso de cambio revolucionario continúa. Y ambas partes tienen sus razones. El escaso margen de unos y otros supone un giro histórico a los 11 años de hegemonía de Hugo Chávez, campeón electoral de América Latina con 11 de 12 elecciones ganadas. Una diferencia de votos que hace tres años, tras la única victoria opositora tras el referéndum constitucional, Chávez calificó de 'victoria de mierda', hoy transformada en una 'victoria holgada' con los mismos números.

El 26-S ha cambiado el mapa electoral de Venezuela

Pero la realidad es que los escuálidos ya no son tan famélicos. La MUD rompió su techo electoral y obtuvo más de cinco millones. En cambio el PSUV se plantea realizar una gran concentración para animar a sus desconcertados seguidores, que esperaron durante horas una fiesta que nunca se llegó a realizar.

El resultado electoral ha quedado difuminado, 'pervertido', según la oposición, por obra y gracia de una ley electoral hecha a la medida del Gobierno. Las reglas del juego, cocinadas en el Palacio de Miraflores, cambiaron. Una ley 'pinochetista', según denunció en su día la izquierdista Patria Para Todos (PPT).

Un recorrido por la Venezuela electoral certifica estos cálculos. En Caracas se impuso la oposición por 741 votos, pero el PSUV obtuvo 7 diputados frente a los 3 exiguos de sus rivales. En el estado Miranda, que comprende parte de Caracas, se produjo un empate a 6 escaños, pese a que los opositores recaudaron 200.000 papeletas más. En el barrio de Petare, la mayor favela de América Latina, los opositores se impusieron por 40.000 votos. Lo mismo en Carabobo, otro de los grandes estados, donde la ley electoral castigó el triunfo en las urnas de la oposición con sólo 3 curules, frente a los 7 del bloque gubernamental.

Los distintos líderes mostraron su euforia. Uno de ellos era Pablo Pérez, gobernador del Zulia, el estado más poblado del país, donde arrasó la MUD. María Corina Machado, una de las candidatas más votadas el domingo, también clamó: 'El pueblo le dijo no al comunismo cubano'.

Ambos políticos entran así en la liza por la nominación en las presidenciales de 2012, que promete muchos codazos. El primero lo dio ayer Julio Borges, líder de Primero Justicia, al proponer al gobernador Henrique Capriles. Fue rápidamente contestado desde todos los ámbitos de la alianza.

Quienes no deberían estar ni mucho menos felices eran el PPT y su aliado, el gobernador ex chavista Henri Falcón. Sólo obtuvieron dos diputados y los candidatos apoyados por Falcón en su estado, Lara, terminaron por detrás del PSUV y de incluso la MUD. Su futuro político queda así en entredicho. Falcón pretendía encabezar una candidatura equidistante de Chávez y de la oposición de cara al 2012. Pese a todo, cargaron contra Chávez: 'El presidente Chávez nos llevó a un plebiscito y lo perdió', concluyó uno de sus dirigentes.