Público
Público

China acusa a los monjes tibetanos de querer sabotear sus relaciones con España

El Ministerio de Exteriores pide al Gobierno que medie y vea "la verdadera naturaleza de esas organizaciones y no les provea con ninguna plataforma ni les dé oportunidades para desplegar sus actividades antichinas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno chino ha lamentado este viernes la decisión de la Audiencia Nacional de admitir a trámite una querella contra el expresidente Hu Jintao, presentada por organizaciones tibetanas que le acusan de represión en el Tíbet, y señaló que esos grupos 'buscan sabotear la amistad entre China y España'.

'Esperamos que el Gobierno español vea la verdadera naturaleza de esas organizaciones y no les provea con ninguna plataforma ni les dé oportunidades para desplegar sus actividades antichinas', dijo la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Hua Chunying.

El Comité de Apoyo al Tíbet y la Fundación Casa del Tíbet presentaron una querella contra siete dirigentes chinos, incluido Hu, por campañas de represión contra la cultura tibetana y violaciones a los derechos humanos desde 1988.

Tras denegarla en primera instancia en junio, la Audiencia Nacional la admitió ayer a trámite por el hecho de que uno de los demandantes, el lama Thubten Wangchen, tiene nacionalidad española.

Hu, que presidió el país desde 2003 hasta marzo de 2013, cuando en teoría perdió su inmunidad diplomática al dejar la presidencia, también fue secretario general del Partido Comunista de China en Tíbet entre 1988 y 1992.

'Tíbet es parte inseparable de China y sus asuntos son competencia interna del país, por lo que nos oponemos a cualquier interferencia de otros países o individuos en ellos', aseguró la portavoz de Exteriores en rueda de prensa. Hua agregó que China 'espera que España tome medidas para garantizar un crecimiento sólido y estable de nuestras relaciones bilaterales', que 'son de gran importancia' tanto para Pekín como para Madrid.

China asegura que el Tíbet es desde hace siglos parte de su territorio y en 1951 fue 'liberado de la teocracia' del Dalai Lama, mientras que los tibetanos argumentan que la región fue virtualmente independiente durante mucho, hasta que fue ocupada por las tropas comunistas en ese año. Las tensiones en la región han aumentado desde las protestas organizadas en la capital tibetana, Lhasa, en marzo de 2008, en las que murieron una veintena de personas.

En los últimos dos años más de un centenar de personas, en su mayoría monjes budistas, se han inmolado en protesta por la colonización china del Techo del Mundo. Esta misma semana, la emisora estadounidense Radio Free Asia informó de que al menos 60 tibetanos resultaron heridos por disparos de la Policía en una protesta en el este de esa región autónoma, según informó, aunque el Gobierno chino no quiso confirmar ese hecho.