Público
Público

China crea el Premio Confucio, su "Nobel de la Paz"

El periódico oficial Diario del Pueblo ha informado de la noticia la víspera de la entrega del Nobel a Liu Xiaobo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Después de los intentos infructuosos de EEUU para que China pusiera en libertad a Liu Xiaobo para poder acudir a recoger su Premio Nobel de la Paz, una organización china no gubernamental ha creado un galardón paralelo, a su medida. El galardón, apodado Premio Confucio de la Paz,  se ha concedido en su primera entrega al ex vicepresidente taiwanés Lien Chan, justo un día antes de la concesión del original en Oslo.

El periódico oficial Diario del Pueblo ha informado de la noticia la víspera de la ceremonia de entrega del Nobel de la Paz en Oslo. Ceremonia a la que faltarán Liu Xiaobo por estar encarcelado, y su esposa, la poetisa Liu Xia, en arresto domiciliario. El presidente del Comité del premio Confucio de la Paz, Tan Liuchang,  ha explicado las pesquisas de la ceremonia que se celebrará en Pekín.

'Enseñaremos al resto del mundo cómo los chinos entendemos la paz. China es un símbolo de paz y una fuerza de mantenimiento de la paz, en un mundo lleno de conflictos', ha declarado. Tan aseguró que el comité para la elección del Confucio es una organización independiente del Gobierno chino, aunque  ha reconocido que han mantenido contactos con el Ministerio de Cultura.

El primer ganador del premio Confucio es Lien Chan, de 74 años, vicepresidente de Taiwán entre 1996 y 2000 y presidente honorario del Partido Kuomintang (KMT), 'por su contribución a la mejora de las relaciones en el estrecho de Formosa' (que separa China de Taiwán).Entre otros logros, Lien fue el primer máximo dirigente del Kuomintang que viajó a China desde que la formación perdiese la guerra contra los comunistas en 1949, y también el primero en reunirse con un presidente chino (Hu Jintao, en este caso).

Sin embargo, la oficina de Lien ha respondido a través del periódico taiwanés Taipei Times que desconoce cualquier noticia del galardón.'Nunca hemos oído acerca de un premio así y por supuesto que el señor Lien no tiene planes de aceptarlo', declaró Ting Yuan-chao, director y portavoz de la oficina de Lien.

El Diario del Pueblo confirmó que otros nominados para la primera edición del Confucio fueron el líder sudafricano Nelson Mandela, el presidente de Microsoft, Bill Gates, y el Panchen Lama, el segundo líder espiritual en importancia para los tibetanos pero que, a diferencia del Dalai Lama, fue designado directamente por Pekín para el puesto.

Al gobierno chino no le ha bastado con crear un 'nobel' propio si no que encima ha asegurado que 'la mayor parte del mundo' está contra la concesión del premio Nobel de la Paz al disidente Liu Xiaobo.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Jiang Yu, ha declarado que más de un centenar de países apoyan a China en la postura ante la entrega del galardón en Oslo, Noruega. 'Esa gente del Comité Noruego tiene que admitir que son minoría. El pueblo chino y la abrumadora mayoría de los pueblos del mundo se oponen a su acción. (...) Muchos países y mucha gente del mundo ha criticado su decisión', ha agregado.

Según cifras oficiales, un total de 19 países han declinado asistir a la ceremonia de entrega del Nobel de la Paz, la mayoría de los cuales tienen fuertes lazos comerciales con China. Entre ellos, Rusia, Venezuela, Cuba y Arabia Saudí. 'El Comité Noruego No tiene derecho a juzgar asuntos de China. No es un tema de derechos humanos, se trata de un asunto de injerencia en los asuntos internos', criticó Jiang, que insistió en que el nuevo Nobel de la Paz es un criminal.

El periódico estadounidense New York Times publica que Washington llevó a cabo una ofensiva diplomática para conseguir la liberación del disidente. Liu Xiaobo está cumpliendo una condena de once años de prisión por incitar a la subversión contra el Estado en una cárcel de Liaoning (norte de China) y no irá a recoger el galardón. Tampoco lo hará su esposa, la poetisa Liu Xia, que se encuentra en arresto domiciliario en Pekín. El Gobierno chino también ha impedido viajar a Noruega a sus amigos y familiares, aunque estos no están encarcelados.