Publicado: 29.10.2015 13:26 |Actualizado: 29.10.2015 16:16

China dejará tener un segundo hijo

El Partido Comunista pone fin a la restricción demográfica que ha imperado durante más de 30 años. En 2013 ya se relajó esta política del hijo único. El gigante asiático pretende paliar el envejecimiento creciente de su población.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Una madre columpia a su hija en un parque de Pekín. /REUTERS

Una madre columpia a su hija en un parque de Pekín. /REUTERS

PEKÍN.- El Partido Comunista de China (PCCh) ha anunciado este jueves, tras su plenario anual de cuatro días, que "todas las parejas" del país podrán tener hasta dos hijos, una reforma que pone fin a más de 30 años de la controvertida política restrictiva del hijo único en el país más poblado del mundo y que alberga a una quinta parte de los habitantes de todo el planeta.

La reforma, anunciada el mismo día que el régimen comunista aprueba su XIII Plan Quinquenal para el lustro 2016-2020, supone un paso más en la relajación de las estrictas políticas demográficas, que comenzó en 2013, cuando se amplió el número de excepciones en las que un matrimonio podía tener un segundo vástago y se permitió a las parejas en las que el padre o la madre no tuviera hermanos. Esta política se control de la población era más restringida en las áreas urbanas.



La política del hijo único se puso en marcha en 1979 para reducir los problemas de superpoblación del gigante asiático y según los expertos ha servido para evitar que la población actual del país fuera actualmente de 1.700 millones de habitantes (ahora supera los 1.300 millones).

Los observadores ya esperaban que en el plenario del PCCh de esta semana, celebrado a puerta cerrada con los máximos líderes del régimen comunista, cambiase esta política, aunque se ignoraba hasta qué punto iba a llegar el cambio.

El Gobierno chino siempre defendió que el restringir a un solo hijo la descendencia de muchas parejas, sobre todo en zonas urbanas, contribuyó al desarrollo del país y a la salida de la pobreza de más de 400 millones en las últimas tres décadas, pero Pekín también admitía que se aproximaba el momento de ponerle fin.

Entre los efectos secundarios más perjudiciales de la política del hijo único para China destaca el rápido envejecimiento de su población, que ha provocado que su pirámide demográfica sea similar al de los países más desarrollados. Por primera vez en décadas, en el año 2012 se redujo en China la población en edad de trabajar.

El anuncio ha sido publicado en la agencia oficial de noticias Xinhua, que asegura que China va a "aplicar plenamente una política de permitir que cada pareja tiene dos hijos como una respuesta activa a un envejecimiento de la población". Sin embargo, no se ofrecen más detalles sobre la nueva política china en materia de demografía ni los plazos de implementación.

En su plenario, el Partido Comunista de China (PCCh) ha anunciado su propósito de que el país doble el producto interior bruto (PIB) y la renta per cápita que tenía en 2010 antes de 2020. Según la Oficina Nacional de Estadísticas, el PIB de China en 2010 fue de 40,12 billones de yuanes (unos 6,3 billones de dólares o 5,8 billones de euros), por lo que, en caso de doblarlo, el gigante asiático seguiría siendo la segunda economía mundial, por detrás de Estados Unidos.