Público
Público

China se estrena como mediador internacional

Pekín habla con el régimen de Gadafi y también con representantes de los rebeldes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

China volvió a eludir en Libia su acostumbrado principio de no injerencia en asuntos de otros países al tomar contacto con los dos bandos en la guerra de Libia. Además, pidió a la Corte Penal Internacional (CPI) que sea 'prudente, justa y objetiva' en el cumplimiento de sus tareas. Entre ellas, la de arrestar a Muamar Gadafi, a su hijo Saïf el Islam y al jefe de los servicios secretos libios, Abdulá el Senusi, acusados de crímenes contra la humanidad.

Cuando el fiscal jefe del tribunal, Luis Moreno-Ocampo, le puso un plazo de 'dos o tres meses' a la detención del dictador libio, la diplomacia del país asiático apeló a la prudencia de La Haya. 'China se opone a las acciones violentas contra los civiles', dejó claro Hong Lei, portavoz del Ministerio de Exteriores, antes de abogar por una 'negociación política pacífica' entre las partes que garantice 'la paz y la estabilidad' en la región.

Pekín, con jugosas inversiones en Libia, busca una salida negociada a la guerra

Avanzaba así Pekín en su intento de convertirse en un influyente mediador en el conflicto y, de paso, lograr un éxito en política exterior con una salida negociada a la guerra.Aunque China no llegó a condenar la orden de busca y captura dictada el pasado lunes por la CPI, sí censuró el mandato de detención por crímenes de guerra contra el presidente de Sudán, Omar Hassanal-Bashir, que se encuentra en China de visita oficial.

Pekín, que suele evitar la intervención en asuntos internos de otros países, es en amboscasos consciente de sus intereses económicos, que van del petróleo a la construcción. Pero, en un ejercicio de equidistancia, en Libia ha tendido una mano al régimen y otra a los rebeldes, a quienes finalmente parece dar crédito.

Las autoridades chinas recibieron la pasada semana a Mahmud Yabril, presidente del Consejo Nacional Transitorio libio (CNT), un gesto poco habitual con opositores extranjeros. Yang Jiechi, ministro de Exteriores, definió a la oposición libia como un interlocutor válido y una 'importante fuerza política'.

Pide a La Haya que sea prudente a la hora de capturar a Gadafi e hijo

Mientras, el CNT advirtió ayer de que los hospitales de Bengasi se están quedando sin suministros, por lo que podría producirse una crisissanitaria en el este de Libia, según Nagi Bakarat, responsable para asuntos sanitarios. La mayor parte de la ayuda procedente del extranjero, dijo a la BBC, ha sido enviada directamente al frente de batalla.