Publicado: 31.07.2014 22:04 |Actualizado: 31.07.2014 22:04

La CIA admite que espió los ordenadores de los senadores que investigaban torturas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director de la CIA, John Brennan, pidió este jueves disculpas a los líderes del Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos, tras admitir que habían espiado ordenadores pertenecientes a empleados de ese comité. "Algunos empleados de la CIA actuaron de forma inconsistente con el acuerdo alcanzado entre el Comité (de Inteligencia del Senado) y la CIA en el año 2009" sobre el acceso a la red de ordenadores conocida como RDINet, dijo hoy en un comunicado el portavoz de la agencia de inteligencia, Dean Boyd.

La red RDINet estaba reservada exclusivamente para que investigadores del Comité de Inteligencia del Senado pudiesen revisar documentos de la CIA como parte de su investigación sobre la tortura por parte de la agencia de espionaje e inteligencia. Boyd señaló en el comunicado que Brennan pidió disculpas a la presidenta del comité, la republicana Dianne Feinstein, así como a su vicepresidente, el republicano Saxby Chambliss.

Feinstein acusó a la CIA en marzo de violar los límites impuestos por la Constitución al espiar al Senado. La polémica se remonta al uso de técnicas de interrogatorio a sospechosos de terrorismo como la asfixia simulada durante la presidencia de George W. Bush (2001-2009).

Feinstein acusó a la CIA de destruir documentos sobre el programa de interrogatorios y la agencia de espionaje a su vez culpó al comité dirigido por la senadora demócrata por California de sustraer indebidamente documentos del sistema RDINet. Según la senadora, Brennan le dijo que la CIA había entrado en ordenadores del comité para ver si alguno de sus miembros había extraído de la red de la agencia un informe interno sobre los polémicos procedimientos de interrogación.

El senador demócrata Mark Udall, miembro también del Comité de Inteligencia, dijo hoy haber perdido la confianza en Brennan. "He perdido la confianza en John Brennan", afirmó Udall, quien insistió en que el espionaje de ordenadores de miembros del Senado "no tiene precedentes" y lamentó el que Brennan se haya negado a reconocer ningún error por parte de su agencia. El jefe de la CIA dijo en marzo, cuando el asunto saltó a la luz pública, que cuando se diesen a conocer los hechos se demostraría que "mucha de la gente" que aseguraba que la agencia había espiado a miembros del Senado estaba "equivocada".