Público
Público

Cientos de miles de desplazados esperan ayuda en Pakistán

Las inundaciones de los últimos días provocan más de 1.000 muertos. Las autoridades temen ahora la propagación de enfermedades

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cientos de miles de personas esperan ayuda en la provincia noroccidental de Khyber-Pakhtunkhwa, donde las autoridades temen que se propaguen enfermedades por las inundaciones de los últimos días en Pakistán, en las que casi mil personas han perdido la vida.

Las autoridades se esfuerzan ahora en evitar que la tragedia se extienda de manera similar a las provincias oriental de Punjab y suroriental de Sindh, en las que hoy y los próximos diez días se esperan fuertes lluvias, informó el portavoz del Departamento Meteorológico de Pakistán, Qamar uz Zaman.

En varios distritos punjabíes el río Indo se ha desbordado ya causando graves daños y, según fuentes oficiales, hay muchas áreas tanto de esta provincia como de la de Sindh en las que hay peligro de que suceda lo mismo durante días venideros.

El Ejército paquistaní ha desplegado efectivos por todo el país para hacer frente a la situación. En declaraciones a Efe, el director de operaciones de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres (NDMA), Amer Siddique, situó el número de muertos por las inundaciones hasta la fecha en al menos 951. Esta fuente precisó que 776 personas han muerto en Khyber-Pakhtunkhwa, mientras que otras 90 han fallecido en Baluchistán (oeste), 47 en Punjab, 32 en Cachemira (nordeste) y seis en la región norteña de Gilgit.

Por su parte, un portavoz del Gobierno de Khyber-Pakhtunkhwa elevó a 1.300 la cifra de muertos sólo en esta provincia, donde se han registrado las peores inundaciones de la historia, y expuso que 22 de los 26 distritos están afectados. Según esta fuente, en todo el país los fallecidos alcanzan los 1.500. 'El desastre es muy serio, ya es superior al del año 1929. Es un golpe para la gente de a pie y es necesario que llegue ayuda rápido. Hay que reconstruir lo antes posible, pues muchas infraestructuras se han colapsado, 35 puentes se han derrumbado', explicó el portavoz, Zahid Bunairi.

Fuentes militares dijeron que tras haber evacuado a zonas más seguras a unas 30.000 personas en esta región, el Ejército se concentra ahora en transportar, a menudo por aire, alimentos, ropa y otros bienes básicos a los afectados, muchos de ellos atrapados en lugares que han quedado incomunicados.

Las autoridades temen que en las áreas anegadas por el agua se propaguen entre la población enfermedades como la diarrea y el cólera, un riesgo que la ONU también prevé, por lo que considera urgente proveer de servicios médicos básicos.

Una portavoz de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (UNOCHA) en Pakistán, Nicki Bennet, situó el número de afectados 'directamente' por las inundaciones en el país surasiático en aproximadamente un millón, aunque otras fuentes oficiales lo elevan a millón y medio. El organismo está recurriendo por el momento a fondos económicos de emergencia ya existentes de 18 millones de dólares, según la fuente, quien no obstante afirmó que en las próximas horas habrá contactos entre países e instituciones donantes.

La ONU ya tenía en marcha un dispositivo de asistencia especial en las áreas más damnificadas porque en ellas aún permanecían cientos de miles de personas desplazadas debido a las ofensivas lanzadas por el Ejército contra la insurgencia talibán en los últimos dos años.

En un comunicado, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, se lamentó por las víctimas de las inundaciones y dijo que EEUU -que ha anunciado diez millones de dólares de asistencia- trabajará estrechamente con el Gobierno de Pakistán para garantizar que la ayuda llegue a aquellos que más lo necesitan. Otros países como China y también la Unión Europea han prometido asistencia económica para superar la catástrofe.

Mientras, los medios paquistaníes, que debaten si la tragedia se podría haber previsto, y evitado en gran parte, han lanzado aceradas críticas contra el presidente, Asif Alí Zardari, quien ayer inició un viaje oficial de cinco días por Europa con paradas en Francia y Reino Unido.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, autorizó hoy el desembolso de una ayuda de 10 millones de dólares suplementarios. Según informó su portavoz, Martin Nesirky, 'ha autorizado de manera adicional a la ayuda que Naciones Unidas ya está entregando, el desembolso de 10 millones de dólares del fondo de emergencias para ayudar a afrontar las crecientes necesidades de la población'.

El secretario general de la ONU lamentó la pérdida de tantas vidas, así como de hogares e infrastructura en Pakistán, como consecuencia de las lluvias monzonicas que han sido 'las peores de los últimos 80 años, y han afectado a más de un millón de personas'. Ban envió también sus condolencias al Gobierno y al pueblo de Pakistán, al tiempo que reiteró 'el pleno compromiso de Naciones Unidas en asistir a las autoridades nacionales y provinciales en favor de las necesidades humanitarias de la población afectada'.