Público
Público

La cifra de muertos por el seísmo en Turquía llega a 523

Las condiciones climatológicas son un lastre para las tareas de rescate

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ya son 523 los fallecidos por el terremoto que golpeó Turquía el pasado domingo, tal y como informó este jueves la Administración de Desastres y Emergencias. Además, el organismo también confirmó el aumentó de heridos, que se ha situado en 1.650.

La Administración de Desastres y Emergencias informó de que hasta 185 personas han sido encontradas con vida de entre los escombros desde el seísmo de magnitud de 7,2 grados, que sacudió la provincia de Van.

Entre los salvados se encuentra un joven de 19 años, que fue encontrado hoy con vida en la ciudad de Ercis, después de pasar 91 horas bajo los escombros de un edificio de cinco plantas que se desplomó tras el terremoto de 7,2 grados de magnitud que asoló el este de Turquía el pasado domingo. Muhammet, un universitario de 19 años, presentaba heridas y fiebre, por lo que fue inmediatamente trasladado al hospital de Erzurum, a más de 300 kilómetros de Ercis.

A pesar de los esfuerzos, las condiciones climatológicas están siendo un problema para sacar con vida a las víctimas sepultadas entre los desperdicios. La lluvia que comenzó a caer anoche en la región afectada por el seísmo se transformó en nieve a primeras horas de la mañana, complicando la situación para muchos supervivientes de la catástrofe, que esperan aún recibir tiendas de campaña o casas prefabricadas en las que resguardarse.

El mal estado en que han quedado muchos edificios hace imposible que sus inquilinos regresen a sus hogares, aunque tampoco hay tiendas de campaña para todos. El viceprimer ministro turco Besir Atalay ha admitido que no hay suficientes tiendas de campaña en la región. 'No pudimos calcular que iba a haber una demanda tan grande de tiendas de campaña', reconoció.

Turquía solicitó finalmente ayuda internacional, especialmente ara alojar a quienes se han quedado sin hogar. Un material que se espera empiece a llegar a partir de este jueves.

Por su parte, el gobernador de la provincia de Van, Munir Karaoglu, ha reconocido ante los medios turcos que 2.200 edificios no son habitables y advirtió que no es posible pasar en tiendas de campaña el extremo frío del invierno en esta zona, fronteriza con Irán.