Publicado: 08.07.2016 07:32 |Actualizado: 08.07.2016 17:40

Cinco agentes muertos y siete heridos en una protesta contra
la violencia policial en Dallas

Dos francotiradores dispararon a 11 agentes desde posiciones elevadas durante la manifestación. Uno de los sospechosos de la matanza, que estaba atrincherado en un aparcamiento, se ha suicidado. 

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 8
Comentarios:
Imagen de la protesta en Dallas./ AFP

Imagen de la protesta contra la violencia policial en Dallas./ AFP

WASHINGTON.- Cinco policías fallecieron y otros siete resultaron heridos este viernes durante una manifestación contra la violencia policial en Dallas (Texas, EEUU) cuando dos francotiradores les dispararon desde posiciones elevadas.

El jefe de la Policía de Dallas, David Brown, indicó que de los siete heridos hay algunos que se encuentran en estado "crítico" y otros están en el quirófano siendo operados. Además, otra persona, un civil, resultó herido por los disparos, pero se desconoce su estado. Se trata de uno de los ataques más graves cometido contra las fuerzas del orden en EEUU y supone un nuevo episodio de violencia por la actuación policial contra afroamericanos.

Las protestas se han ido sucediendo a lo largo del día en distintas ciudades de forma espontánea tras la muerte de los afroamericanos Philando Castile, en Minnesota, y Alton Sterling, en Luisiana



Imagen de la protesta contra la violencia policial en Dallas./ AFP

La Policía mantenía una negociación con uno de los sospechosos de haber disparado contra los agentes, pero el hombre, atrincherado en un aparcamiento en Dallas, se ha suicidado. El sospechoso había asegurado que colocó varias bombas en todo el edificio y en el centro de la ciudad y siguió disparando contra los agentes durante los aproximadamente 45 minutos que duró la negociación con la Policía.

La Policía mantiene en custodia a tres personas, incluyendo a una mujer que fue detenida en el aparcamiento y a otros dos individuos que circulaban por la autopista en un Mercedes. Estas personas en custodia no están cooperando con las autoridades, según Brown, quien dijo que no tienen la seguridad de que no haya más personas involucradas además de los tres arrestados y el sospechoso atrincherado.

Un joven se arrodilla frente a los policías desplegados en la esquina de Ross Avenue y Griffin street durante la manifestación contra la violencia policial hacia los negros en EEUU./ EFE

Uno de los hombres detenidos es un ciudadano de quien las autoridades habían divulgado una fotografía anteriormente y que se entregó de forma voluntaria, mientras que el otro fue arrestado tras protagonizar un intercambio de disparos con un agente. Además, los agentes localizaron un paquete sospechoso cerca de donde fue detenido este último sospechoso, por lo que un equipo especializado en la desactivación de explosivos se ha trasladado hasta el lugar. El hombre que se ha entregado y del que la Policía había divulgado la fotografía aparece en un vídeo colgado en las redes sociales andando en las calles de Dallas, en pleno caos por el tiroteo, cuando las autoridades han dicho que los dos francotiradores se encontraban en un lugar elevado.

Según el jefe de Policía, que apareció en rueda de prensa junto al alcalde de Dallas, el demócrata Mike Rawlings, los dos francotiradores "querían herir o matar al máximo número posible de agentes", por lo que prepararon una emboscada y algunos de los agentes recibieron los disparos en la espalda. Brown también explicó que los sospechosos habrían amenazado con activar una bomba, aunque no dio más detalles.

Alrededor de un centenar de agentes habían sido desplegados en el centro de Dallas con motivo de la marcha contra la violencia policial, en una noche en la que estas manifestaciones se repitieron en ciudades a lo largo y ancho del país.

Estados Unidos ha vivido varios momentos de tensión racial desde hace más de un año, especialmente tras la muerte en Ferguson (Misuri) en agosto de 2014 del joven negro desarmado Michael Brown a manos de un agente blanco, que luego fue exonerado.

Imagen de la protesta contra la violencia policial en Dallas./ AFP

Imagen de la protesta contra la violencia policial en Dallas./ AFP

Obama promete que "se hará justicia"

El presidente de EEUU, Barack Obama, condenó este viernes la "tremenda tragedia" de Dallas y prometió que "se hará justicia". "Aún no conocemos todos los detalles. Lo que sí sabemos es que este ha sido un ataque despiadado, calculado y despreciable contra agentes de seguridad", dijo Obama en una declaración a la prensa tras reunirse en Varsovia con los presidentes del Consejo Europeo, Donald Tusk, y la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

"Dejemos claro que no hay justificación posible para este tipo de ataques o para cualquier violencia contra los agentes de seguridad. Cualquier implicado en estos asesinatos acabará rindiendo cuentas. Se hará justicia", subrayó Obama. Destacó, además, que "cuando la gente va armada con armas poderosas, por desgracia, este tipo de ataques se vuelven más mortíferos y más trágicos". "En los próximos días, también tendremos que considerar esa realidad", añadió Obama, que a lo largo de su Presidencia ha presionado para un mayor control de armas, especialmente de los rifles de asalto a los que tienen acceso los estadounidenses.

El presidente dijo que había llamado por teléfono al alcalde de Dallas, Mike Rawlings, y le había ofrecido "cualquier asistencia que pueda necesitar" del Gobierno federal ante esta "tremenda tragedia".