Público
Público

Cinco franceses secuestrados en una mina de uranio en Níger

El gobierno francés ha confirmado que trabajan en las empresas Areva y Satom

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:


Ver mapa más grande

Cinco empleados franceses de las compañías Areva, con intereses en al explotación de las mimas de uranio de Niger, y Satom, firma de ingeniería, han sido secuestrados en ese país africano, informó hoy la Presidencia francesa.

En un primer momento, el grupo nuclear Areva, que tiene importantes intereses en Níger en la explotación de minas de uranio, reconoció que dos de sus trabajadores habían sido capturados la pasada noche.

El Ministerio francés de Asuntos Exteriores se limitó a remitir a las escuetas informaciones ofrecidas por el Elíseo, a preguntas sobre las circunstancias del secuestro, e indicó que a última hora de la mañana daría más detalles.

Inicialmente un portavoz había informado de que se trataba de un grupo de turistas, entre los que se contaban algunos franceses, mientras que el diario Le Monde aseguró que el grupo estaba formado por un total de siete personas.

El pasado 21 de julio había sido secuestrado en Níger el francés Michel Germaneau, asesinado a finales de julio por Al Qaeda en el Magreb Islámico, días después de que Francia llevara a cabo una operación militar conjuntamente con Mauritania contra la organización terrorista para intentar liberarlo.

En el desierto del norte del Níger falta agua y sobra uranio. Uranio, que el gigante nuclear francés quiere explotar para facilitar una nueva edad de oro atómica. Pero, para extraer ese mineral en pleno desierto, hace falta agua, mucha agua, implicada en la fabricación del yellow cake, el uranio mineral concentrado. ¿Cómo darle agua en pleno desierto, cuando Occidente nunca movió un dedo para proporcionársela a la población local? Ese problema industrial, estratégico y de opinión pública es el que intentó ayer resolver en la capital nigerina el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

El jefe de Estado galo visitó Niamey acompañado por la presidenta de la firma Areva, Anne Lauvergeon, para intentar dar, en reuniones con el presidente nigerino Mamadou Tandja, el impulso definitivo, al proyecto de la mina de uranio de Imouraren, en el norte de Niger.

Un día antes, Areva y el Gobierno de la República Democrática del Congo habían firmado, con ocasión de la visita del propio Sarkozy a Kinshasa, un acuerdo que otorga al grupo francés Areva el derecho a efectuar prospecciones en busca de uranio en todo el inmenso territorio del país, en guerra civil larvada. Según los expertos, Congo tiene 'un potencial uranífero significativo'.

Y es que esta nueva era de resurreción nuclear, con países como Italia o Suecia que ya han anunciado la construcción de nuevas centrales, necesita combustible. Y Francia, la mayor potencia nuclear del mundo, quiere ser quien controle ese oro negro atómico. Las reservas conocidas de uranio aumentaron un 15% entre 2005 y 2007 gracias al incremento de la actividad minera. Australia tiene gran parte de las reservas de uranio fácilmente extraíble (23%). Níger tiene el 5%.