Publicado: 27.12.2013 20:04 |Actualizado: 27.12.2013 20:04

Cinco islamistas muertos en el primer día de la 'semana de la ira' en Egipto

Los Hermanos Musulmanes desafían a la represión del Gobierno militar y salen a la calle en todo el país en protesta por haber sido declarados "grupo terrorista"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los Hermanos Musulmanes desafiaron este viernes la reciente decisión del Gobierno egipcio de declarar a la cofradía "grupo terrorista", y empezaron su semana de la ira con una tensa jornada de protestas en las que murieron cuatro manifestantes.

La convocatoria fue realizada por la Coalición para la Defensa de la Legitimidad -que engloba a los Hermanos Musulmanes y otros grupos afines-, bajo el título de la semana de la ira, para denunciar "las agresiones contra las mujeres manifestantes y los detenidos islamistas, así como la congelación de las asociaciones vinculadas con la cofradía".

Según informó una fuente del Ministerio del Interior, que pidió el anonimato, al menos cuatro miembros de los Hermanos Musulmanes murieron durante los choques con militantes progubernamentales y los servicios de seguridad en el transcurso de las manifestaciones en El Cairo, Menia (al sur de la capital) y Demiata (norte).

Asimismo, las protestas ocasionaron un número indeterminado de heridos, entre ellos, varios oficiales y agentes de seguridad, habiendo recibido algunos de ellos disparos, aseguró la fuente, que agregó que los enfrentamientos dejaron también 265 detenidos y tres coches policiales calcinados. Además de las ciudades donde se registraron los fallecimientos, se produjeron al menos otras 50 protestas más por todo el país, informó uno de los portavoces de los Hermanos Musulmanes, Mustafa al Jatib.

"Terrorismo es el golpe de Estado", claman miles de manifestantes islamistas

Los manifestantes tuvieron como elemento común pancartas con el símbolo islamista de la mano con cuatro dedos levantados y la frase "terrorismo es el golpe de Estado", en alusión a la deposición del expresidente islamista Mohamed Mursi a manos del Ejército el pasado 3 de julio.

La agencia oficial de noticias Mena señaló que los participantes lanzaron en varias ocasiones cócteles molotov y dispararon perdigones contra las fuerzas del orden, pero Al Jatib acusó a los servicios de seguridad de emplear gases lacrimógenos de forma excesiva y de disparar balas reales contra los manifestantes. El portavoz islamista, que confirmó la cifra de muertos anunciada por las autoridades, explicó que dos de ellos fueron asesinados con balas reales, mientras que el tercero murió por un golpe directo de una bombona de gas lacrimógeno.

Las manifestaciones continuarán durante los próximos seis días de forma diaria  Estas protestas se producen dos días después de que el Gobierno egipcio calificara de "grupo terrorista" a los Hermanos Musulmanes, lo que criminaliza la pertenencia a este grupo o la participación en sus manifestaciones. La decisión gubernamental ofreció la justificación jurídica a las autoridades para congelar las actividades de más de 1.000 asociaciones de caridad por su supuesta vinculación con la Hermandad.

Tras esta medida del Gobierno, las autoridades intensificaron las detenciones contra los miembros y seguidores de los Hermanos Musulmanes, prohibieron la difusión del periódico Libertad y Justicia, del brazo político de la cofradía, y formaron seis nuevas cortes penales para agilizar los procesos por terrorismo. Respecto al futuro de la semana de la ira, Al Jatib señaló que las manifestaciones continuarán durante los próximos seis días de forma diaria y advirtió de que las fuerzas de seguridad aumentarán su represión cada vez que se acerque más la fecha del referéndum constitucional previsto para los próximos 14 y 15 enero.

Por su parte, la fuente del Ministerio del Interior aseguró que las fuerzas de seguridad egipcias dispersarán esas manifestaciones, no solo porque los Hermanos Musulmanes hayan sido declarados grupo terrorista, sino porque sus convocatorias no están autorizadas. Una nueva ley egipcia exige que se notifique a la Policía con una antelación de tres a quince días cualquier convocatoria de protesta, entre otros aspectos criticados por los grupos de derechos humanos y activistas, que consideran que esa norma restringe el derecho de manifestación.

La represión ha aumentado las tensiones en un país que sufre el peor conflicto interno en su historia moderna desde que el Ejército depuso en julio a Mursi. La declaración contra los Hermanos Musulmanes se produjo después de que el Gobierno acusara al grupo de perpetrar el martes un ataque suicida en una comisaría en Mansura que causó la muerte de 16 personas.

Los Hermanos Musulmanes condenaron el ataque atentado, que fue reivindicado por un grupo yihadista de la región del Sinaí. Así las cosas, la organización y sus aliados islamistas habían llamado a realizar protestas en respuesta a la decisión del Gobierno.

Los fallecidos son un simpatizante de los Hermanos de 18 años muerto en la ciudad de Damieta de un disparo, otro fallecido en la localidad de Minya, un bastión del grupo al sur de El Cairo, y una tercera persona fallecida en algún punto de la capital, según informó el Ministerio del Interior, sin dar más detalles.

A última hora de la tarde, según ha informado la agencia estatal MENA, un joven ha muerto en enfrentamientos en la ciudad de Aswan, en el sur, entre las fuerzas de seguridad, que han empleado gases lacrimógenos, y partidarios de los Hermanos, que han quemado dos vehículos policiales.