Publicado: 16.10.2015 21:22 |Actualizado: 16.10.2015 21:33

Cinco palestinos muertos y un soldado israelí apuñalado en una nueva jornada de disturbios

El Ejército hebreo dispara contra las protestas en varios puntos de los territorios ocupados. Ha dejado más de cien heridos de bala y la violencia sigue aumentando en la zona

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Manifestantes palestinos lanzan piedras contra la valla israelí en Gaza.-REUTERS

Manifestantes palestinos lanzan piedras contra la valla israelí en Gaza.-REUTERS

JERUSALÉN.- Los disturbios, ataques y enfrentamientos no cesa ni en Israel ni en los territorios palestinos, y la jornada de este viernes es una clara muerta de la peligrosa deriva comenzada a primeros de comtubre. La violencia se repite cada día con escandalosas cifras de víctimas, sobre todo palestinas, e imágenes sobrecogedoras.

Este viernes amanecía con un incendio provocado en la Tumba del Patriarca José, en Nablus (Cisjordania). La respuesta del Ejército israelí ha sido contundente: cinco palestinos muertos, un centenar heridos, mientras que un soldado hebreo herido en un apuñalamiento.



Durante la madrugada, un amplio grupo de palestinos atacó la Tumba de José con cócteles molotov y bombas incendiarias, provocando un incendio que dañó severamente el complejo antes de ser controlado por las autoridades palestinas.

El ataque ha sido condenado por la ONU y la comunidad internacional y, también por el presidente palestino, Mahmud Abás, que anunció un comité para investigar los hechos y lo calificó de "acto irresponsable" que no refleja sus principios "ni los del islam".

La violencia contra ese lugar, venerado por judíos, cristianos y musulmanes, se enmarca en la nueva crisis que vive la región y en el hecho de que, una vez al mes, autobuses con religiosos judíos entren a visitarlo por la noche protegidos por fuerzas de seguridad.

Turismo provocador

Muchos palestinos consideran estas visitas, coordinadas entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina (ANP), una provocación y una violación de su territorio, puesto que la tumba está situada en el Área A de Cisjordania, la única donde los palestinos tienen control tanto administrativo como de seguridad.

El director general del Ministerio de Exteriores de Israel, Dore Gold, condenó el ataque que, aseguró "recuerda a las acciones de los elementos islamistas más extremistas desde Afganistán a Libia" e indicó que la tumba ha sido incendiada "solo por ser un lugar donde rezan judíos".

Gold: "Sólo Israel puede proteger los lugares
santos para todas las religiones en Jerusalén"

También incidió en el argumento de que "sólo Israel puede proteger los lugares santos para todas las religiones en Jerusalén", en referencia a la Explanada de las Mezquitas, sagrada para judíos y musulmanes y que está detrás de la actual ola de violencia. Es otra muestra de la intención velada por parte de Israel de hacerse por completo con la ciudad santa en nombre de la paz y la seguridad, pero provocando cientos de muertos por el camino.

Pese a que las facciones palestinas habían llamado a un Día de la Ira, convocando disturbios y ataques contra fuerzas y civiles israelíes, el viernes transcurrió con relativa tranquilidad, a excepción de la franja de Gaza, donde murieron dos jóvenes en enfrentamientos con el Ejército israelí en varios puntos de la valla fronteriza.

Dos manifestantes, de 22 y 24 años, murieron por disparos de las fuerzas de seguridad judías y más de medio centenar fueron heridos por balas y otros tantos por inhalación de gas en los choques violentos.

Una portavoz del Ejército israelí explicó a Efe que "cientos de palestinos se concentraron a lo largo de la verja de seguridad, tirando piedras y neumáticos ardiendo para tratar de dañar la cerca, lo que supone un riesgo".

"La amenaza de infiltración es una amenaza directa a las comunidades cercanas. Se ha declarado una zona de militar cerrada en los alrededores de Nahal Oz", señaló la portavoz militar, que añadió que las fuerzas "dispararon y utilizaron medios de dispersión de masas contra los principales instigadores".

Además, esta mañana murió un joven herido de bala en enfrentamientos pasados, también en la franja.

Apuñalamientos suicidas

En Cisjordania se registró hoy un nuevo apuñalamiento, tras la jornada de ayer en la que no hubo ninguno y que seguía a ocho días con ataques de arma blanca diarios.

Un hombre palestino de 26 años fue abatido tras acuchillar a un soldado israelí, al que hirió, cerca del asentamiento judío de Kiryat Arba.

El atacante portaba un chaleco que lo identificaba como prensa. Simulaba
ser un fotógrafo

El atacante iba ataviado con un chaleco y una camiseta que lo identificaban como prensa y simulaba ser un fotógrafo, hecho que ha sido condenado por la Asociación de Prensa Extranjera de Jerusalén que "deploró" la violación de los privilegios de la prensa e instó a los medios palestinos a "verificar de inmediato todas las credenciales" a periodistas.

Otro palestino más murió en la aldea cisjordana de Beit Furiq, al este de Nablus, en choques de jóvenes manifestantes con el ejército israelí.

El jefe de facto del gobierno en Gaza y segundo en la jerarquía del movimiento islamista Hamás, Ismail Haniye, instó hoy de nuevo a la juventud palestina a continuar con lo que denominó "la nueva intifada".

"La intifada debe ser más violenta para defender Jerusalén y la mezquita de Al Aqsa", dijo el dirigente islamista, que añadió que "el espíritu de la resistencia" debe ser más profundo "para bloquear todos los intentos de extinguir las llamas de la intifada".

En Jerusalén se sigue viviendo en un ambiente de tensión con las calles, parques y lugares de ocio prácticamente vacíos y la Policía y Guardia de Fronteras instalando enormes bloques de cemento y puestos de control para ralentizar o restringir el paso en las localidades del este de la ciudad, territorio palestino ocupado.