Público
Público

A Clegg le puede salir caro decir que Irak fue una "guerra ilegal"

Deja al Gobierno británico en una situación comprometida si alguna corte internacional decidiera investigar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Quizá tengamos que esperar a leer sus memorias para saber cuál fue su papel en la decisión más desastrosa de todas: la invasión ilegal de Irak'. Ésta es la frase de Nick Clegg ayer en el Parlamento británico que le puede costar más de un problema al Gobierno. Según la prensa británica, tal declaración de un miembro del Gobierno en el Parlamento puede dar pie a una investigación de cualquier tribunal internacional.

Clegg, en funciones de primer ministro durante la visita de David Cameron a EEUU, tuvo que enfrentarse ayer a las preguntas semanales del resto del partido. Mantuvo una acalorada discusión con el ex ministro de Exteriores laborista de 2001 a 2006, Jack Straw, sobre el papel de los liberal demócratas en el gobierno de coalición que se formó el pasado mes de mayo.

Clegg le contestó que ambos partidos estaban allí para 'arreglar el caos que ellos [los laboristas]  habían dejado' y añadió lo de Irak exigiendo a Straw que no le pidiera cuentas.

Tras el revuelo que se originó por la tarde, Nick Clegg, trató de explicar que era su opnión personal. Pero para Philippe Sands, profesor de derecho en la University College London, 'una declaración pública por un miembro del Gobierno en el Parlamento como esta puede hacer que cualquier tribunal internacional se interese, para conocer si la guerra fue o no legal'.

Desde la sede del Gobierno en Downing Street se quiso quitar hierro al asunto. En un comunicado, quiso dejar claro que 'El gobierno de coalición no ha expresado su opinión sobre la legalidad del conflicto en Irak. Pero eso no significa que personas concretas del Gobierno no puedan expresar sus opiniones personales. Esta es una posición conocida de siempre del vice primer ministro'.

Los liberal demócratas fueron el único partido que se opuso de manera unánime en el Parlamento a la invasión de Irak. Nick Clegg ha usado la carta de Irak para criticar a los laboristas en muchas ocasiones, aunque quizá ésta no fuera la mejor.