Público
Público

El cobre es "el sueldo de Chile"

La minería supone el 25% de la riqueza del país y da empleo directa o indirectamente a unos 190.000 chilenos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cobre es el sueldo de Chile', dijo el ex presidente chileno Salvador Allende cuando, en 1970, firmó el decreto para su nacionalización.

Cuarenta años después, la minería sigue reportando el 25% del Producto Interior Bruto (PIB) a Chile y emplea, directa e indirectamente, a cerca de 190.000 personas, como los 33 mineros que acaban de ser sacados del fondo de la tierra.

La inseguridad laboral es frecuente en las medianas y pequeñas minas privadas

'No es el único sueldo, pero es el más importante', precisa el presidente de la Comisión de Minería de la Cámara de Diputados, Alejandro García Huidobro.

Chile tiene a la mina en su historia, en su imaginario. Llampo de Sangre, Subterra y Subsole son algunos de los cuentos clásicos chilenos. Los tres tienen como tema central la minería. Los tres versan sobre las condiciones precarias en las que se desempeñaba esta actividad.

Con la atención de la prensa mundial puesta en lo que ocurría en el norte de Chile, la esposa de uno de los mineros aprovechó para pedir a los empresarios que actúen de manera ética frente a sus empleados.

'Si los dueños hubieran invertido en San José, habríamos sacado a esos hombres en 18 horas'

Esa petición aludía principalmente a la falta de seguridad laboral, frecuente en la mediana y pequeña empresa minera chilena.

Chile produce cobre principalmente y también tiene yacimientos de litio, hierro, plata y algo de oro. La pequeña y la mediana minería privada representa cerca de un 10% del total de la producción.

La mayoría de los empleados del sector trabajan en la gran minería, están fuertemente sindicados y las empresas se rigen por certificaciones internacionales sobre nivel de accidentes y sustentabilidad, según datos del Consejo Minero de Chile.

En la gran minería, los sueldos y beneficios son altos, los trabajadores son cualificados. Reciben cursos de seguridad y todo el equipo necesario: cascos, guantes... Incluso son premiados con bonos si no registran siniestros. La minería tiene menos accidentes que otros sectores de la producción, pero los que ocurren suelen ser graves y con resultado de muerte.

Los conflictos de las grandes empresas suelen ser con los empleados que pertenecen a pequeñas empresas subcontratadas y que, si bien reciben buenos sueldos, al cabo de un tiempo piden ser contratados directamente para poder acceder a los beneficios.

En la pequeña y mediana minería, la situación cambia. En general, los empresarios no invierten en reforzar los yacimientos ni en accesorios para la seguridad, como quedó expuesto ante los ojos del mundo tras el derrumbe en la mina San José.

'Si los dueños hubiesen invertido en fortalecer la mina San José o al menos en realizar las vías de escape que se pidieron, a estos hombres los habríamos sacado en 18 horas', aseguró a Público García Huidobro. Para el diputado conservador, es necesario que trabajadores y empresarios asuman un rol para garantizar la seguridad del trabajo.

En Chile existe un sistema de fiscalización de la minería. Lo realiza el Servicio Nacional de Geología y Minería, encargado de revisar las condiciones laborales y de salud.

La Corporación Nacional del Cobre (Codelco) produce cerca de un tercio de la producción de cobre de Chile. El resto está en manos de empresas privadas extranjeras. Es la que reporta mayores ingresos tributarios al país.

Los turnos en la minería son distintos a los del resto de trabajadores, debido los largos tiempos de desplazamientos requeridos para llegar hasta los yacimientos, siempre en zonas alejadas. Uno de los turnos más comunes es el 'siete por siete'; es decir, se trabaja una semana y se descansa otra.

Muchos jóvenes deciden trabajar en la minería en busca de un salario mejor y, por ese motivo, pocos llegan a dejarla. Otros están por vocación. Durante los días de la espera del rescate, varios familiares de los mineros contaban que en sus cartas, los atrapados decían que no tenían intención de dejar los yacimientos sino buscar otro mejor.

Pero la minería conlleva riesgos. La principal enfermedad que desarrollan los mineros es la silicosis. Respirar el polvillo de las excavaciones va disminuyendo su capacidad respiratoria. Mario Gómez, uno de los 33 rescatados, la sufre y su padre murió a causa de ella.