Público
Público

El cólera amenaza a los refugiados somalíes

La OMS alerta también del riesgo de brotes de malaria, sarampión y polio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El riesgo de contraer enfermedades que pueden resultar mortales es el nuevo desafío que afrontan las cientos de miles de personas que han huido en las últimas semanas de Somalia, el país del cuerno de África más afectado por la peor sequía en 60 años.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó ayer del peligro de que surjan brotes de cólera, malaria, sarampión y polio en la región. Las pésimas condiciones nutricionales de la población hacen que cualquiera de estas enfermedades pueda ser mortal.

Los movimientos de población aumentan el riesgo de propagación, por lo que los refugiados somalíes son uno de los colectivos más vulnerables. Unas 3.000 personas llegan cada día desde Somalia a Kenia y Etiopía. En el campamento de Dadaab, en Kenia –que cuadriplica su capacidad con 380.000 personas–, la OMS ha detectado 462 casos de sarampión, entre ellos 11 de mortales. Además, el portavoz del organismo, Tarik Jasarevic, alertó de que “las instalaciones de salud están colapsadas” y de que pronto habrá escasez de medicamentos en el campo. La situación es particularmente grave entre los habitantes del sur de Somalia, donde no se han realizado campañas de vacunación de sarampión y polio por el bloqueo impuesto hasta la semana pasada por la milicia islamista Al-Shabab, que controla la gran mayoría del país.

La OMS estima que en Etiopía, donde hay otros tres campamentos de refugiados igualmente desbordados, un total de 8,8 millones de personas corren riesgo de contraer malaria y cinco millones cólera, una infección intestinal que puede ser mortal en caso de deshidratación severa. El organismo también considera que el cólera se está propagando en Somalia, donde es endémico, aunque no dispone de estadísticas concretas.

Por otra parte, la Agencia de Refugiados de la ONU (ACNUR), realizará este fin de semana un envío masivo de ayuda para el campamento de Dadaab, que incluirá 100 toneladas de tiendas de dormir y otros materiales.La situación se ha complicado también en unos campos de acogida cercanos a la capital somalí, Mogadiscio, después de varios días de fuertes lluvias y bajas temperaturas, que han causado la muerte de cinco personas.