Público
Público

El 'collar bomba' era en realidad "un engaño muy sofisticado"

La Policía reconoce que no contenía ningún material explosivo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 'collar bomba' retirado en Sidney a una joven australiana por especialistas de la Policía tras diez horas de ardua labor no contenía ningún material explosivo y fue un engaño, según han confirmado fuentes oficiales.

El segundo jefe de la Policía Nueva Gales del Sur, Marck Murdoch, ha revelado que el artefacto colocado alrededor del cuello de Madeleine Pulver, de 18 años, era falso, aunque 'muy bien hecho y sofisticado'.

La Policía baraja la hipótesis de que se trata de un caso de extorsión y lleva a cabo una investigación para conocer si la familia Pulver había sido antes blanco de amenazas.

En la operación participaron expertos en explosivos de la Policía Federal Australiana y militares británicos. La primera ministra de Australia, Julia Gillard, ha señalado que el caso le recordaba a esos de ficción de las películas de intriga: 'Cuando esta mañana he leído los diarios lo primero que he dicho es que se parecía a un guión de Hollywood'.

El artefacto fue sujetado a la joven mediante 'una cadena o algo similar' por un desconocido que penetró en la vivienda familiar ocultando su rostro con un pasamontañas y que dejó escrita una nota 'advirtiendo de una amenaza muy precisa', señaló Murdoch.

'Por una razón en particular el delincuente se metió en un gran problema, pero lo que le motivó es lo que la Policía intenta determinar', subrayó.

A raíz de la supuesta amenaza explosiva se montó un dispositivo policial en el barrio de Mosman, habitado por gente adinerada, y se procedió a la evacuación de las casas próximas a la que los artificieros trabajaron para retirar el artefacto a la chica.