Público
Público

Colombia cierra la red de espías montada por Uribe

El DAS queda desmantelado tras años de escándalos 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente colombiano Juan Manuel Santos decretó el pasado lunes la clausura de los tenebrosos servicios secretos DAS (Departamento Administrativo de Seguridad), convertidos, especialmente durante los pasados mandatos presidenciales de Álvaro Uribe, en 'una empresa criminal', según la investigación de la Fiscalía General.

La disolución del DAS, programada por Santos desde su toma de posesión en agosto de 2010, se fue aplazando de forma inexplicable, mientras continuaban las denuncias sobre actividades ilegales, especialmente escuchas telefónicas y seguimientos sin ningún control judicial.

El servicio secreto espiaba a activistas, periodistas y opositores a Uribe

Las revelaciones en los últimos días de la revista Semana con el título La caja negra del DAS han acelerado la decisión de Santos, precisando que: 'No es ni una transformación, ni una reforma. Se suprime el DAS'.

En sus revelaciones, Semana ha aportado nuevos elementos a los ya conocidos, como el entrenamiento por parte de los servicios secretos a los paramilitares en el manejo de explosivos, la impunidad sobre su autoría en algunos de los atentados de los últimos años y la entrega de listas de sindicalistas a los paras para que fueran eliminados.

Según la politóloga Claudia López, 'no se trató de un asalto o infiltración por parte de las mafias narcoparamilitares, sino que el DAS quedó en manos de estas por designación del presidente'.

Los agentes pasaban a los paras' nombres de sindicalistas que debían eliminar

Para López, la designación de Jorge Noguera a la cabeza de un organismo que dependía directamente de Uribe, fue acordada por las mafias que apoyaron su campaña a la presidencia, mediante un acuerdo entre los paras Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge-40, Salvatore Mancuso y Carlos Castaño.

Hoy Noguera está preso y la Fiscalía pide 25 años de cárcel. Su sucesora en el cargo, María del Pilar Hurtado, responsable del montaje de escuchas y persecuciones a magistrados molestos para Uribe, se escapó a Panamá, siguiendo el consejo del presidente que temió que se 'ablandara' durante su inminente detención.

Sus ayudantes, el subdirector de inteligencia Carlos Alberto Arzayús, o el exdirector de inteligencia Fernando Tabares, esperan sus condenas en la cárcel. Mientras, la detective Alba Luz Flórez, conocida como Mata Hari, encargada de grabar sin permiso las sesiones de la Corte Suprema de Justicia, permanece a la espera de juicio.

A partir de ahora, el DAS será sustituido por una Agencia Nacional de Inteligencia, con una parte de los actuales funcionarios. El resto pasará al Ministerio de Exteriores para la gestión de asuntos de inmigración y a reforzar el sistema de escoltas.

Permanece la incertidumbre sobre el destino de los archivos, más o menos legales, que obran en poder del DAS, sobre todo después de conocerse que hace algunos meses, ya durante el mandato del presidente Santos, se detectó una venta masiva de información secreta a organizaciones paramilitares y servicios extranjeros de información.