Público
Público

Colombia mata al jefe militar de las FARC

El ejército abate al ‘Mono Jojoy' en un gran golpe a la guerrilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La traición de uno de los hombres del entorno próximo de Víctor Julio Suárez Rojas, alias Mono Jojoy, jefe militar de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la guerrilla más antigua del mundo, fue determinante en la operación militar que acabó con su vida y con la de otros 20 guerrilleros en la madrugada del pasado miércoles en La Escalera, entre las regiones de Meta y Caquetá, en el sur de Colombia.

Uno de los ayudantes de Jojoy habría colocado un chip de localización entre los suministros del campamento guerrillero, situado en una zona selvática inexpugnable, que contaba con instalaciones estables subterráneas y unos 300 metros de extensión en la superficie. Una vez verificada la ubicación del campamento de las FARC, se combinó durante la madrugada del pasado martes una sigilosa dispersión de tropas de infantería que ocuparon un amplio perímetro. La actuación de unos 30 aviones, equipados con bombas inteligentes de procedencia estadounidense, hizo blanco en el objetivo señalado.

Ayer, mientras seguía un barrido de la zona, se comunicó la plena identificación del cadáver del Mono Jojoy. Paralelamente, los forenses analizaban los restos de otras dos decenas de personas, entre las que podrían estar los de Carlos Losada, alias Romaña, experto en guerrilla urbana y dirigente próximo al Secretariado de las FARC que había escapado en varias ocasiones a los cercos.

Víctor Julio Rojas, al que se conocía por los alias Jorge Briceño y Mono Jojoy, ocupaba el puesto más importante en la estructura militar de las FARC y dirigía personalmente todas las grandes operaciones, tras la muerte de Manuel Marulanda, alias Tirofijo, en 2008.

A este guerrillero de 53 años, formado como militar en la antigua Unión Soviética, amigos y enemigos le atribuían un gran conocimiento estratégico y un liderazgo indiscutible en las bases de las FARC, mientras que Alfonso Cano, licenciado en la Universidad Nacional, se ha ocupado de la dirección política del movimiento armado. Hoy ha quedado como su jefe único. Según fuentes consultadas por Público, Joaquín Gómez, integrado en el Frente Sur de las FARC y muy próximo a Briceño, podría ser su relevo en el mando militar de la guerrilla.

Todos los analistas consultados coincidían ayer con las declaraciones del propio presidente Juan Manuel Santos en las que manifestaba que la muerte del Mono Jojoy es 'el golpe más duro propinado a la guerrilla de las FARC en toda su historia'. Muy superior en impacto sobre el futuro de la guerrilla al que logró el bombardeo del campamento de Raúl Reyes en marzo de 2008.

Sin embargo, para el ex presidente Ernesto Samper, la muerte de Jojoy puede significar también 'un momento de reflexión para las FARC, para que demuestren su voluntad de dialogar y de integrarse en la política'. 'Estamos muy cerca de que se pueda encontrar una solución al conflicto colombiano, ya que su jefe supremo, Alfonso Cano, tiene una visión más política que militar', opinó el ex mandatario liberal.

En parecidos términos se manifestó el diputado del Polo Democrático (izquierda) y representante de las víctimas de crímenes de Estado Iván Cepeda: 'Es el golpe más eficaz y contundente que las fuerzas militares han dado a la guerrilla, pero les debe servir para encaminarse a la paz mediante un diálogo que ponga punto final a la guerra en Colombia', afirmó.

En la operación Sodoma han participado unos 800 militares, 30 aviones y 27 helicópteros. Se programó durante el pasado fin de semana en la base militar de Larandia, en una reunión con las cúpulas militar y policial y en la que participó el propio presidente Santos.

La operación fue llamada así porque, según el ministro de Defensa Rodrigo Rivera, de acuerdo con la Biblia, en Sodoma 'fue destruido un foco de maldad'.

José Manuel Santos era ministro de Defensa cuando el ejército colombiano propinó otros severos golpes a la guerrilla -como la liberación de Ingrid Betancourt y el bombardeo del campamento de Raúl Reyes- y, desde que tomó posesión de la presidencia el pasado 7 de agosto, el ejército ha seguido acosando a las FARC. El pasado 19 de septiembre murieron en varios bombardeos 27 guerrilleros en el departamento del Putumayo, entre ellos Domingo Biojó, jefe del Bloque Sur de las FARC y encargado de las acciones terroristas en la frontera con Ecuador.

Santos ha insistido en que sólo dialogará con las FARC si la guerrilla da muestras claras de que va a abandonar los secuestros, el terrorismo y el reclutamiento forzado de menores. Las FARC, por su parte, han matado desde la toma de posesión de Santos a más de 40 miembros de las fuerzas armadas, al tiempo que han reiterado su voluntad de dialogar sin condiciones.