Publicado: 17.11.2014 07:52 |Actualizado: 17.11.2014 07:52

Colombia suspende el proceso de paz con las FARC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha ordenado suspender el proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tras el secuestro de un general, un suboficial y una funcionaria civil del Ejército en el departamento de Chocó (oeste). El ciclo de diálogos debía comenzar este martes en La Habana.

En una declaración que dio pasada la medianoche del domingo, después de reunirse con la cúpula militar en Bogotá, Santos anunció que el viaje de los negociadores del Gobierno a la capital cubana, que estaba previsto para este lunes, iba a ser suspendido. "Mañana viajaban los negociadores de paz a una nueva ronda de negociaciones en La Habana. Les voy a decir que no viajen y que se suspende esta negociación hasta que no se aclare y se liberen estas personas", expresó el jefe de Estado. Se trataría de la primera vez en los últimos 50 años que la guerrilla consigue secuestrar a un general en activo.

Santos ordena que se hagan "las operaciones necesarias" para liberar a los tres secuestrados

La decisión de Santos fue tomada tras confirmar el secuestro del brigadier general Rubén Darío Alzate, comandante de la Fuerza de Tarea Titán, una unidad especial de lucha contra la guerrilla, perpetrado el domingo. El oficial visitaba vestido de civil Las Mercedes, un remoto caserío a quince kilómetros de Quibdó, capital del Chocó (oeste), según confirmó en una rueda de prensa el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón. Junto con el oficial fueron secuestrados el cabo primero Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego, coordinadora de proyectos especiales del Ejército para el Chocó.

En su declaración, Santos reiteró que las FARC fueron las autoras del secuestro, que según dijo previamente el ministro, fue cometido al parecer por hombres del frente 34 de esa guerrilla que opera en el Chocó, un departamento en su mayor parte selvático. "Lo importante es que las FARC, ya sabemos, fueron los responsables de este secuestro, un secuestro totalmente inaceptable. Ya tenemos información que nos da certeza de que fueron las FARC y por eso responsabilizamos a las FARC de la vida y de la seguridad de estas tres personas y les exigimos que las liberen cuanto antes", enfatizó el mandatario.

Por esa razón ordenó que su equipo negociador, que el martes tenía previsto comenzar en La Habana el ciclo 31 de los diálogos, centrado en el tema de víctimas, aplazara el viaje de este lunes y suspender la negociación, justo dos días antes de que se cumplan dos años del proceso de paz que comenzó el 19 de noviembre de 2012. Santos dijo además que "hay una serie de circunstancias (del secuestro) que tienen que aclararse". Se preguntó por qué el general Alzate iba vestido de civil, "por qué le dijo a sus escoltas que no lo acompañaran, por qué se desatendió la advertencia del lanchero para que no fueran río abajo tan lejos".

"¿Por qué el general iba de civil, por qué le dijo a los escoltas que no le acompañaran?", se pregunta el presidente

Según el informe del soldado que pilotaba la lancha en la que viajaban los secuestrados, en un determinado punto del recorrido le advirtió al general de que se estaban alejando mucho de Quibdó y que era mejor regresar porque la zona era muy peligrosa. El oficial ignoró la advertencia y le mandó detenerse más adelante, en Las Mercedes, donde poco después de llegar fue secuestrado con sus acompañantes. El piloto de la lancha, que los esperaba en la orilla del río, al ver lo ocurrido se escapó y regresó de inmediato a Quibdó donde dio el parte a sus superiores.

El presidente añadió que ha ordenado a los comandantes militares "que hagan las operaciones necesarias" para "buscar el rescate o la liberación de estas tres personas", de la misma forma como se está haciendo en el departamento de Arauca, en la frontera este con Venezuela, para tratar de encontrar a dos soldados que fueron secuestrados por las FARC después de un combate registrado hace una semana.

El Gobierno colombiano y las FARC llevaban a cabo un diálogo de paz desde el 8 de octubre y el 19 de noviembre de 2012 en Oslo y La Habana, respectivamente. El proceso estaba basado en una agenda de seis puntos para poner fin a más de cinco décadas de conflicto armado, en las que han muerto 600.000 personas. Tras seis meses de intensas negociaciones, finalmente el 26 de mayo de 2013 las partes pactaron sobre desarrollo agrario y rural, el primer punto de la agenda y el más importante para la guerrilla, ya que sobre él pivota toda su lucha armada.

El segundo acuerdo del proceso de paz llegó el pasado 6 de noviembre, sobre participación política. Los puntos clave son el compromiso para crear un estatuto de la oposición, que establezca sus derechos, deberes y garantías, y una reforma electoral, que incluye circunscripciones transitorias. A ellos se suma un tercer acuerdo alcanzado el pasado 16 de mayo sobre el problema de los cultivos de drogas ilícitas, por el cual las FARC se han comprometido a romper todos sus vínculos con el narcotráfico, una de sus principales fuentes de financiación. Las partes iniciaron el pasado 12 de agosto las conversaciones sobre el reconocimiento y la reparación a las víctimas, tema al que seguirán el abandono de las armas y el mecanismo de refrendación del acuerdo final de paz.