Público
Público

Comienza el juicio contra los cuatro exdirigentes del Jemer Rojo

Un tribunal los juzga por el asesinato de dos millones de camboyanos durante el reinado del terror de Pol Pot

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En la primera audiencia del juicio contra los cuatro exdirigentes del Jemer Rojo a cargo del Tribunal Internacional de Camboya, dos de ellos, el ex ministro de Exteriores Ieng Sary, y Nuon Chea, número dos de Pol Pot, han cargado contra la corte por estimar que éste es el segundo proceso sobre el mismo caso.

Ellos, junto a Khieu Samphan, entonces jefe de Estado e Ieng Thirith, exministra de asuntos sociales, están acusados de la muerte de dos millones de camboyanos, con la salvedad de que ésta es la primera vez que se investiga la totalidad de los crímenes cometidos.

Ieng Sary ya fue condenado a muerte por genocidio en 1979, pero en 1996 una amnistía real le perdono la vida. Según su defensa, la instrucción realizada por los jueces es 'incorrecta', porque supone una 'violación' de su derecho a no ser encausado dos veces por el mismo crimen. Su abogado, Michael Karnavas, defendió que el juicio de 1979 debe ser considerado como 'adecuado y definitivo', ya que si Ieng Sary hubiera sido arrestado en ese momento, 'habría sido ejecutado'.

Por su parte, el abogado de Nuon Chea, ideólogo del sistema criminal del Jemer y mano derecha de Pol Pot, utilizó el mismo argumento. Su abogado, Michiel Pestman, acusó al Gobierno camboyano de impedir que llevara a cabo las pesquisas pertinentes y incluso pidió la detención del proceso contra él porque 'la investigación judicial ha sido injusta'.

Este es el segundo caso que juzga el Tribunal Internacional de Camboya desde que abriera sus puertas en 2006. El primero condenó a 35 años de prisión a Kaing Guek Eav, conocido por Duch, director del principal centro de torturas durante el régimen del Jemer Rojo.

Aunque la sociedad camboyana espera este caso con mayor expectación que el de Duch, informa Laura Villadiego. 'Este caso es esencial porque hemos esperado mucho tiempo para tener justicia, pero sobre todo porque esperamos que respondan a nuestra pregunta principal: ¿por qué?', asegura Theary Seng, presidenta de la Asociación de Víctimas de los Jemeres Rojos.

El máximo dirigente del Jemer Rojo, Pol Pot, murió en 1998 en Anlong Veng, uno de los bastiones de la guerrilla comunista en el norte del país.