Publicado: 17.10.2016 09:27 |Actualizado: 17.10.2016 09:27

Comienza la ofensiva contra el Estado Islámico para reconquistar Mosul

El Ejército iraquí, peshmerga kurdos y tropas aliadas se lanzan a arrebatar al grupo terrorista la ciudad, la segunda más grande de Irak y bajo control yihadista desde 2014.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Combatientes kurdo-iraquíes de las fuerzas militares de Peshmerga. - REUTERS

Combatientes kurdo-iraquíes de las fuerzas militares de Peshmerga. - REUTERS

MADRID.- La gran ofensiva militar para arrebatar al Estado Islámico la ciudad iraquí de Mosul ha dado comienzo. Tropas del Ejército de Irak, peshmerga kurdos y tropas de fuerzas aliadas como los voluntarios de Nínive avanzan ya para recuperar la localidad, último bastión de los yihadistas en el país.

El primer ministro iraquí Haider al-Abadi, flanqueado por altos jefes militares, ha informado del inicio de la ofensiva a través de la la cadena de televisión Al Sumaria. "El momento de la victoria ha llegado", "Hoy he declarado el comienzo de esta victoriosa operación para libraros de la violencia y el terrorismo del Daesh", ha afirmado. En su mensaje, Al-Abadi ha recalcado que únicamente el Ejército y la Policía entrarán en la ciudad tras su liberación. Asimismo, ha reclamado a la población de la ciudad que "coopere" con las fuerzas de seguridad para garantizar una "coexistencia pacífica" tras la derrota de Estado Islámico.



Tras el anuncio del primer ministro iraquí, el enviado de la Presidencia de Estados Unidos para la coalición internacional contra el Estado Islámico, Brett McGurk, ha declarado que Washington "está orgulloso" de estar al lado de las fuerzas iraquíes en esta operación."Buena suerte a las heroicas fuerzas iraquíes, los peshmerga kurdos y los voluntarios de Nínive", ha dicho McGurk a través de su cuenta oficial en Twitter, en la que ha recordado que Mosul "lleva dos años de oscuridad bajo los terroristas de Estado Islámico".
 
La operación para la reconquista de Mosul, la segunda población más grande de Irak, que llevaba en control del EI desde junio de 2014, había sido planeada desde hacía meses.Fue desde esta ciudad desde donde el jefe el EI, Abu Bakr al-Bghdadi declaró el califato en el territorio controlado por este grupo en Irak y Siria. Antes del comienzo de la operación se lanzaron sobre la ciudad miles de panfletos advirtiendo a los ciudadanos que el comienzo de la ofensiva armada era inminente. Se desconoce el número de habitantes que continúan en Mosul, pero contaba con dos millones de ciudadanos cuando el EI se hizo con su control.

La ciudad constituye una zona de vital importancia para los milicianos en Irak. El Gobierno teme que el asalto a la urbe provoque un éxodo masivo de iraquíes. La portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Sara Zawqari, ha afirmado este mismo domingo que en torno a un millón de civiles podrían abandonar la ciudad al inicio de la operación. "Tras el inicio de la operación en Mosul, estimamos que huyan miles (de personas); el número puede alcanzar el millón", dijo, recordando que la situación humanitaria en Irak es "extremadamente difícil de por sí", con más de tres millones de desplazados.

Sin embargo, Naciones Unidas estima una cifra de afectados aún más alta. En el peor de los casos, un millón y medio de personas resultarán afectadas por la operación militar, que arranca en medio de enormes problemas financieros para satisfacer las necesidades inmediatas de ayuda. "La respuesta humanitaria está plagada de desafíos, comenzando por el hecho de que es imposible predecir con exactitud cuánta gente va a huir y si van a tomar el actual corredor humanitario que se ha dispuesto", apuntó la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en su último informe.

La Policía Federal iraquí había terminado el domingo el despliegue de sus tropas en la localidad de Al Qayara, al sur de Mosul, de cara a la operación militar. También el domingo, los rebeldes sirios, apoyados por las fuerzas turcas recuperaron el control de la simbólica localidad de Dabiq, menos de 24 horas después de haber lanzado una ofensiva para expulsar a los yihadistas del EI de la misma.