Público
Público

Una comisión británica propone despenalizar el suicidio asistido

Actualmente, quien ayuda a alguien a suicidarse en el Reino Unido se enfrenta a 14 años de prisión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ayudar a suicidarse a una persona con una enfermedad terminal debe ser legal bajo estrictas medidas de seguridad, según un informe que presentará esta semana la británica Comisión para la Muerte Asistida, informa el diario The Guardian.

El informe de la Comisión pretende que la muerte asistida se legalice para una categoría muy limitada de enfermos terminales y se lleve a cabo de forma rigurosa y bajo procedimientos controlados. Lo que buscan es que se modifique la legislación por la que si una persona ayuda a otra a cometer suicidio se enfrenta a una pena de catorce años de prisión.

Los opositores de la Comisión, que está financiada por sir Terry Pratchett, enfermo de Alzheimer, y por Bernard Lewis, fundador de la cadena de moda River Island, denuncian que esta está formada por defensores de la eutanasia.

Aunque, según recoge el diario británico, es poco probable que el Parlamento apruebe cambiar la ley, los miembros de la Comisión confían en que su informe sirva para moverse en esa línea, pese a que el primer ministro británico, David Cameron, ya dejó claro en 2006 que no apoyaría ninguna modificación a este respecto.