Público
Público

El cómplice huido de Berlusconi es entrevistado en TV

El periodista buscado por la Justicia italiana por el caso de las prostitutas se justifica en directo en La 7

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No es muy común ver a una persona huida de la Justicia hablando en un programa de televisión desde un punto remoto de Suramérica. Y lo es menos escucharle decir que 'desde siempre he tenido mucho miedo a los jueces'. Pero Valter Lavitola, acusado primero de chantajear, junto al empresario Gianpaolo Tarantini, al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y más tarde de colaborar con Il Cavaliere para forzar un testimonio falso de Tarantini sobre la red de prostitución del caso Escort, no es un fugitivo cualquiera.

El miércoles por la noche, la cadena de televisión La 7, la única de pago a la que Berlusconi no le ha echado el guante, emitió en el programa Bersaglio Mobile una entrevista con Lavitola. En ella aseguró que puso de su bolsillo 500.000 euros de los 800.000 que los fiscales sospechan que Il Cavaliere pagó a Tarantini para que mintiera sobre las prostitutas que participaron en sus famosas fiestas. Esta afirmación desmonta la versión que dio Berlusconi a los fiscales napolitanos hace dos semanas. En dicha misiva aseguró que había pagado ese dinero a Tarantini para ayudarle económicamente y que Lavitola lo había acogido en su residencia romana.

'Berlusconi me pidió que ayudara a Tarantini y su mujer, y yo puse los 500.000 euros por él porque en ese momento el primer ministro no podía disponer de ese dinero', explicó Lavitola, quien definió su relación con Berlusconi de 'amistad' y aseguró que el viaje oficial que hizo con el primer ministro a Panamá en junio de 2010 se efectuó para demostrarle que 'podía ser su consultor en Latinoamérica'.

Lavitola defendió su inocencia en todo momento, se definió como un empresario que 'exporta e importa pescado de Suramérica', y luego aseguró que en una ocasión mantuvo una conversación telefónica con Il Cavaliere que le absolvería de todas las acusaciones. Sin embargo, esa llamada no consta en las actas de la acusación, que obtuvo la competencia del caso el lunes.