Público
Público

La comunidad internacional se olvida de los derechos humanos

Amnistía Internacional denuncia que Gobiernos de todo el mundo, bajo la excusa de salvaguardar sus fronteras, no actúan para proteger a refugiados y migrantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ser refugiado y/o migrante es cada vez más peligroso. La comunidad internacional es testigo de cómo millones de personas se ven obligadas a abandonar sus casas en busca de un lugar más seguro. Pero mira para otro lado.

Amnistía Internacional (AI) denuncia en su último informe sobre la situación de los derechos humanos en el mundo la pasividad y la inacción de los Gobiernos para defender a las personas que buscan refugio dentro de su territorio mientras se preocupan únicamente de proteger sus fronteras nacionales.

'Al no abordarse eficazmente las situaciones de conflicto, se está creando una clase de segunda categoría de carácter global. Los derechos de quienes huyen de los conflictos están desprotegidos. Hay demasiados gobiernos que cometen abusos contra los derechos humanos en nombre de los controles migratorios, sobrepasando con mucho las medidas legítimas de control de fronteras', declaró desde Londres Salil Shetty, secretario general de la organización.

En su informe, AI contabiliza 112 países en los que se ha torturado a sus ciudadanos, 101 donde se reprimió el derecho a la libertad de expresión, otros 80 sometieron a personas a juicios injustos y en 57 se detuvo a presos de conciencia. Entre todos ellos, la organización pone el foco en la grave situación en Siria, así como en Corea del Norte, Mali, Sudán y la República Democrática del Congo (RDC), donde se han cometido casos fragantes de violaciones de los derechos humanos.

'Hay demasiados gobiernos que cometen abusos contra los derechos humanos en nombre de los controles migratorios'

También desde la capital británica, Donatella Rovera, asesora de la ONG para situaciones de crisis, calificó de 'escándalo' que no haya habido un serio intento de la comunidad internacional para llevar a Siria al Tribunal Penal Internacional. Sovera afirmó que los muertos y las personas que huyen del conflicto han aumentado mientras el Ejército de Bashar al Asad ha continuado con los ataques indiscriminados contra civiles, además de proseguir con detenciones arbitrarias, torturas y ejecuciones extrajudiciales.

El documento denuncia que la excusa de que los derechos humanos suponen un asunto interno ha sido utilizada para bloquear medidas internacionales que permitan atender la situación en Siria. 'El respeto de la soberanía del Estado no puede ser utilizado como excusa para la falta de acción', dijo por su parte Shetty, que considera además que el Consejo de Seguridad de la ONU debe hacer frente a los abusos que destruyen vidas.

AI asegura que la mitad de la humanidad permanece en la categoría de ciudadanos de segunda ya que no puede disfrutar plenamente de sus derechos. 'Quienes viven fuera de su país, sin patrimonio ni estatus, son las personas más vulnerables del mundo, pero a menudo se las condena a vivir miserablemente entre sombras', denunció Shetty. En muchos lugares del mundo, agrega el informe, millones de inmigrantes han trabajado en unas condiciones similares a los trabajos forzosos, o similares a la esclavitud, debido a que los gobiernos les han tratado como criminales o porque a las empresas les interesaba más los beneficios que los derechos de los trabajadores.

La UE ha sido incapaz de garantizar el cobijo y la seguridad básicos de los refugiados  

En África, por ejemplo, el conflicto, la pobreza y los abusos de las fuerzas de seguridad y de los grupos armados han expuesto la debilidad de los mecanismos regionales de protección de los derechos humanos. Al norte del continente y en la zona de Oriente Próximo, AI resalta que si bien han conseguido derrotar a dictadores, hay desafíos por delante en materia de libertad de expresión.

Sin embargo, no hay que irse muy lejos para comprobar cómo se vulneran los derechos a migrantes y refugiados. De acuerdo a la organización, la Unión Europea (UE) ha sido incapaz, pese al Premio Nóbel de la Paz que se le concedió en 2012, de garantizar el cobijo y la seguridad básicos de los refugiados en todos sus Estados miembros a la vez que implementaba unos controles de frontera que ponen en peligro la vida de inmigrantes y solicitantes de asilo.

La ONG destaca asimismo el papel cada vez mas debilitado del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, antaño 'la joya de la corona del sistema europeo de protección'. Otra situación preocupante para la organización es la de Hungría, donde se permitió que 'grupos de extrema derecha uniformados marcharan por vecindarios romaníes, coreando insultos racistas y arrojando piedras a sus residentes'. Parecido es el caso de Grecia, donde según AI los solicitantes de asilo seguían encontrando grandes obstáculos para presentar su solicitud 'y cada vez corrían más peligro de ser detenidas en condiciones inhumanas o de sufrir la violencia de grupos parapoliciales xenófobos.