Publicado: 16.07.2016 00:39 |Actualizado: 16.07.2016 15:19

La comunidad internacional pide que se reestablezca cuanto antes el orden democrático en Turquía

El golpe militar ha sido condenado tanto por Obama como por la OTAN y Alemania

Publicidad
Media: 2.20
Votos: 5
Comentarios:
Militares turcos hacen guardia en la Plaza Taksim de turquía mientras ciudadanos turcos ondean la bandera del país. REUTERS/Murad Sezer

Militares turcos hacen guardia en la Plaza Taksim de turquía mientras ciudadanos turcos ondean la bandera del país. REUTERS/Murad Sezer

MADRID.- Aunque las reacciones se hicieron esperar en un primer momento, la mayoría de los países que se han posicionado durante la noche de este viernes con respecto al golpe de Estado de Turquía, lo han hecho para apoyar al Gobierno de Recep Tayyip Erdogan.

Así, el presidente de EEUU, Barack Obama, afirmó que "todos los partidos de Turquía deben apoyar al Gobierno democráticamente elegido". Obama telefoneó al secretario de Estado estadounidense, John Kerry, que se encuentra en Europa, para "discutir los acontecimientos en Turquía", informó la Casa Blanca en un comunicado.

Ambos coincidieron en que "todos los partidos en Turquía deben apoyar al Gobierno democráticamente elegido con moderación, y evitar cualquier tipo de violencia o derramamiento de sangre".

Asimismo, Kerry destacó que el Departamento de Estado seguirá centrándose en la seguridad de los ciudadanos de EEUU en Turquía y el presidente le solicitó que le mantenga al tanto "a medida que se desarrolle la situación".




"Debe respetarse el orden democrático en Turquía. Hay que hacer cuanto sea preciso para proteger las vidas humanas", apuntó el portavoz del Gobierno

El Gobierno alemán también llamó a respetar el orden democrático en medio del intento de golpe de Estado en marcha, al tiempo que apremiaba a sus ciudadanos a observar la máxima prudencia en ese país, tanto en Ankara como en Estambul. "Debe respetarse el orden democrático en Turquía. Hay que hacer cuanto sea preciso para proteger las vidas humanas", apuntó el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, a través de su cuenta en la red social twitter.

La aerolínea alemana Lufthansa, así como su filial de bajo coste Eurowings, han decidido suspender todos sus vuelos a Turquía hasta el sábado al mediodía, por lo menos, a la espera de que se clarifique la situación de seguridad en el país.

Desde el ministerio de Defensa, por su parte, se aseguró que, según las informaciones a su alcance, el intento golpista no ha afectado a la base turca de Incirlik, donde están estacionados 240 soldados alemanes. Este contingente participa en la misión de los aviones de reconocimiento "Tornado" implicados en la lucha de la coalición internacional contra la milicia terrorista de Estado Islámico (EI).

La OTAN tampoco apoya el golpe

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, pidió "calma y moderación" y "total respeto" a las instituciones democráticas y a la Constitución de Turquía. "Turquía es un valioso aliado de la OTAN", aseguró el secretario general aliado en un comunicado.

Stoltenberg aseguró, en esa breve declaración, que acababa de hablar con el ministro turco de Exteriores, Mevlut Cavusoglu, y que está siguiendo "los acontecimientos en Turquía estrechamente y con preocupación". "Pido calma y moderación y total respeto a las instituciones democráticas de Turquía y a su Constitución", enfatizó.

Turquía es uno de los 28 países miembros de la Alianza Atlántica. El país había pedido refuerzos recientemente para combatir el terrorismo y, para ello, la OTAN acordó en diciembre pasado un paquete de medidas de seguridad que incluye aviones Awacs de vigilancia sobre Turquía, patrullas áreas y marítimas y más presencia naval en el Mediterráneo.

Militares españoles en Turquía

España mantiene desplegada una batería de misiles antiaéreos Patriot en la base aérea de Incirlik, en Adana, a unos 120 kilómetros de la frontera con Siria. En julio del año pasado el Consejo del Atlántico Norte se reunió tras invocar Turquía el artículo 4 del Tratado de Washington, a raíz de una oleada de ataques terroristas en su territorio.

Ese artículo afirma que los aliados mantendrán consultas cuando alguno de ellos considere "que la integridad territorial, independencia política o seguridad de alguna de las partes están amenazadas".

La piedra angular de la OTAN es el artículo 5 del Tratado sobre la defensa colectiva, que considera que "un ataque contra un aliado será considerado como un ataque contra todos los aliados".