Público
Público

La condenada a lapidación aparece en una TV de Irán

Aumenta la confusión sobre si Ashtianí será liberada o ejecutada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El destino inminente de Sakineh Ashtianí permanece más confuso que nunca. La campaña internacional para liberar a la mujer que fue condenada a morir lapidada por las autoridades iraníes, vivió ayer una jornada de euforia y decepción.

Con gran entusiasmo y aferrados a las imágenes difundidas en las que aparecía sentada y conversando con su hijo Sayad en su casa de Osku, en el noroeste de Irán, el Comité Internacional contra la Lapidación (ICAAS) anunció por la tarde la liberación de Sakineh, condenada por adulterio y complicidad en el asesinato de su marido.

'Tenemos pruebas desde dentro y fuera de Irán de que Sakineh ha sido liberada', afirmó en conversación telefónica desde Bruselas Mina Ahadi, portavoz del ICAS. 'Estamos esperando un comunicado del régimen confirmando su liberación', añadió Ahadi. Pero al cabo de las horas las autoridades iraníes no habían confirmado la puesta en libertad de Sakineh.

En las imágenes difundidas se podía ver a Ashtianí y a su hijo en aparente tranquilidad. 'Son recientes y se puede ver cómo Sayad lleva barba porque le acaban de sacar de la cárcel', dijo Ahadi.

El comité a favor de su liberación pasa de la euforia a la decepción en horas

Sin embargo, el vídeo difundido por Press TV, la televisión iraní en la que se anunciaba una entrevista con Sakineh, no deja nada claro su destino. En un extracto de la entrevista, Sakineh aparece confesando: 'Planeamos cómo matar a mi marido'. Press TV tiene previsto emitir la entrevista la tarde del viernes a las seis, hora peninsular española. 'Si se confirma la confesión sería una noticia descorazonadora', afirmó Ahadi tras conocer el contenido del vídeo.

Los expertos consultados desde Irán se mostraban cautos sobre la posible liberación, al tiempo que recordaban el fracaso de las conversaciones entre Teherán y las potencias occidentales del miércoles en Ginebra con relación al programa nuclear iraní. Se desconoce si se ha liberado a su abogado Houtan Kian y a los dos periodistas alemanes que fueron detenidos mientras intentaban entrevistar al hijo de Sakineh el pasado mes de octubre.

'Planeamos cómo matar a mi marido', ‘confiesa’ Sakineh en una entrevista 

El pasado 8 de septiembre, Irán suspendió la condena a muerte por lapidación de Ashtianí, quien estuvo encarcelada durante cinco años. Ashtianí, de 43 años y madre de dos hijos, fue condenada a morir lapidada en 2006 tras ser acusada de haber mantenido relaciones con dos hombres después de la muerte de su marido. Posteriormente también fue acusada de ser cómplice en el asesinato de su marido y desde entonces permaneció en una cárcel de Tabriz, en el norte de Irán.

El abogado defensor de esta mujer iraní de etnia azerí, Mohammad Mostafai, salió del país a principios del pasado mes de agosto tras ser perseguido por la policía iraní y dando repercusión internacional al caso de Ashtianí.

A partir de ese momento, las presiones internacionales obligaron a las autoridades del régimen teocrático de Teherán a retrasar la aplicación de la sentencia contra Ashtianí.La movilización de la comunidad internacional se multiplicó después de que el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva ofreciera asilo político a Ashtianí, demanda que fue rechazada por las autoridades de Irán.

El juicio
Sakineh Ashtianí fue juzgada el 15 de mayo de 2006, acusada de “relación ilícita” con dos hombres, aunque se había quedado viuda. Fue condenada a la flagelación y recibió 99 latigazos.

Pena de muerte
En 2007, la Justicia iraní la condenó a muerte tras acusarla del asesinato de su esposo.

La campaña
Los dos hijos de Sakineh iniciaron una campaña para salvar a su madre, cuya ejecución fue suspendida dos veces, en julio y en noviembre de este año. Su hijo y su abogado fueron detenidos.