Público
Público

Condenado a un año el director del diario más leído de Marruecos

Según el periódico 'Al Masae', el motivo es la publicación de información crítica con la policía y la justicia marroquíes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El periodista Rachid Nini, director del diario más leído de Marruecos, Al Masae, ha sido condenado a un año de prisión incondicional por 'menosprecio a la Justicia', según han informado fuentes del periódico.

Nini fue detenido el pasado 28 de abril acusado de 'atentar contra la seguridad y la integridad de la nación y de los ciudadanos', según informaron entonces fuentes de Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Según las informaciones del portavoz de Al Masae, Yussef Jajili, el motivo real fue la publicación en el diario de 'nueve artículos en los que criticaba a las fuerzas de seguridad y a la Justicia' marroquíes. En la misma línea, Amnistía Internacional (AI) ha reiterado que fue detenido por criticar las prácticas antiterroristas de dichas fuerzas y al Poder Judicial por condenar a islamistas en juicios sin garantías.

'Se trató desde el principio de un proceso político. Hemos recibido la sentencia como un fuerte golpe', ha declarado Jajili. Además, AI ha asegurado que 'la detención de Rachid Nini es contraria a las promesas de reforma que hizo el rey Mohammed VI este año en el sentido de reforzar los derechos humanos'. De hecho, según Soazig Dollet, portavoz de RSF para el Norte de África y Oriente Próximo, su condena 'se produce cuando está prevista una revisión del Código de Prensa marroquí'.

Nini también tendrá que pagar 1.000 dirham (unos 88 euros) de multa

El Tribunal de Primera Instancia de Ain Sbaa, en Casablanca, ha condenado a Nini a pagar también 1.000 dirham (unos 88 euros) de multa, pese a los llamamientos de organizaciones como RSF o AI a favor de la liberación del periodista.

En octubre de 2008, Nini ya fue condenado a pagar más de medio millón de euros por difamación, tras publicar una noticia en la que se recogía la declaración de un policía sobre la presencia de un juez local, al que no se identificaba, en una presunta 'boda homosexual' en Alcazarquivir, al norte de Marruecos.