Público
Público

Condenados los nueve islamistas que planearon volar la Bolsa de Londres

El grupo reunía fondos para organizar un campo de entrenamiento terrorista en Pakistán, en el que querían reclutar a británicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Nueve islamistas de un grupo inspirado por la organización terrorista Al Qaeda han sido condenados a penas de cárcel por un tribunal británico por haber planeado colocar una bomba en la Bolsa de Londres.

Seis de los nueve condenados, todos ellos detenidos en diciembre de 2010, tendrán que pasar entre cinco años y 16 años y 10 meses de prisión, por la decisión de la corte londinense de Woolwich. Los otros tres miembros del grupo, que reunía fondos para organizar un campo de entrenamiento para terroristas en Pakistán, han recibido sentencias 'indeterminadas', una figura que contempla la legislación británica desde 2003 para los condenados considerados especialmente peligrosos para la seguridad pública.

Aunque ese tipo de condenas fija el periodo mínimo en que los presos han de permanecer recluidos, la liberación de los mismos depende de la valoración que posteriormente realizan las autoridades sobre su  peligrosidad. Mohammed Shahjahan, de 27 años, ha sido condenado a un mínimo de ocho años y diez meses, mientras que Usman Khan, de 20, y Nazam Hussain, de 26, pasarán en prisión al menos ocho años. Los tres pretendían reclutar a personas de nacionalidad británica para que se trasladaran a Pakistán y recibieran instrucción en actividades terroristas.

Shahjahan, a quien otros de los acusados señaló como el líder del grupo durante el juicio, había dado en los últimos años diversas entrevistas a medios de comunicación ingleses. En un programa emitido por la cadena pública BBC en marzo de 2010, que reunía historias sobre musulmanes en el Reino Unido, Shahjahan apareció hablando sobre la posibilidad de implantar la 'sharia' o ley islámica en el país.

Entre sus argumentos, el abogado de Shahjahan, Andrew Hall, ha afirmado que en el campo de entrenamiento que planeaba organizar su defendido en Cachemira, una región dividida entre India y Pakistán, se habría dado formación para disparar armas de fuego, pero no para colocar explosivos.

Hall ha señalado que la intención del grupo era que las personas reclutadas para el campo de entrenamiento acabaran luchando en Cachemira, aunque ha admitido que existía el 'riesgo' de que algunos de ellos volvieran al Reino Unido tras su instrucción.