Público
Público

Las confesiones de las invitadas de Silvio Berlusconi

Ayer apareció Nadia, una chica que asegura haber cobrado 10.000 euros por acostarse con Il Cavaliere. Ruby, la menor que le ha puesto en apuros, quiere ir a la tele

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por debajo de la vorágine que se desató ayer en Italia tras el 'mejor ser un apasionado de las mujeres guapas que ser gay' de Silvio Berlusconi, se alzó la voz de Nadia Macrì. Tarde, cuando las asociaciones de homosexuales se manifestaban frente a la sede del Gobierno y la oposición clamaba por la dimisión del primer ministro italiano.

Pero su testimonio, promete seguir creando más problemas a Il Cavaliere. La chica, de 27 años, aseguró a la fiscalía de Palermo, que investiga un caso de tráfico de drogas en las fiestas del partido de Berlusconi, haber mantenido relaciones sexuales con el premier dos veces por la módica cifra de 10.000 euros.

Nadia, que aseguró que en esas fiestas era muy frecuente el consumo de cocaína y hachís, explicó cómo en una ocasión se vio con Berlusconi en la famosa mansión de Villa Certosa, en Cerdeña, y otra vez en Milán, donde después de una cena, tuvo relaciones con Il Cavaliere en un jacuzzi.

Berlusconi siempre ha afirmado que nunca le hizo falta pagar por tener relaciones sexuales. Quizá porque los sobres con dinero y los regalos a las prostitutas de lujo los daban otros. Según Nadia, en su caso fue Renato Brunetta, actual ministro de Administraciones Públicas, que en la primera cita para conocer al premier le habría dado supuestamente un sobre con 300 euros y un colgante de Swarovsky.

Las investigaciones de la fiscalía de Palermo han revelado que la droga llegaba directamente desde España a través de varios contactos de la Cosa Nostra. El caso podría terminar pasando a la de Milán, que es la que investiga una trama de prostitución en las fiestas de Il Cavaliere y de la que surgió el caso Ruby.

Porque entre todas las fiestas con chicas hay un nexo de unión: Lele Mora, productor, agente, enamorado confeso de Berlusconi y Mussolini, y uno de los responsables de haber convertido la televisión italiana en un desfile constante de chicas jóvenes ligeras de ropa.

Mora reclutó a Ruby según el testimonio ante la fiscalía milanesa de la joven marroquí. Y Mora contrató a Nadia, según la confesión de la prostituta de lujo. De ahí que se le acuse de proxenetismo.

Pero en el oscuro mundo que rodea a Lele Mora, hay una característica que se repite siempre: convierte en oro todo lo que toca. Dicho de otro modo, lanza al estrellato a todo el que se acerca y se gana su admiración.

De ahí que no sea extraño que Ruby concediera una entrevista al semanal Oggi, que hoy sale a la venta. 'Berlusconi me dijo que estaba muy elegante y que tenía las piernas muy largas. Yo me limitaba a darle las gracias. No quería que cogiera mucha confianza sin saber cómo era. Esa noche éramos diez chicas, algunas famosas y otras no, todas elegantes [...] yo estaba sentada al lado de Silvio'.

'Después, me dedicó una canción, porque era la nueva. Me cantó 'Se tu non fossi tu di Apicella'' Silvio y Ruby hablaron 'de todo menos de política. Sólo cuando Silvio se metía con los políticos de izquierda como Bersani. Nos enseñó una estatua de mármol con su cara y cuerpo de Superman. Después, me dedicó una canción, porque era la nueva. Me cantó 'Se tu non fossi tu' de Apicella', explica la chica en Oggi.

Un cuento de hadas porque Ruby se sentía 'como Cenincienta con la misma perspectiva de volver a la realidad la medianoche'. La cena estaba plagada de referencias a la tricolore, la bandera italiana: 'tomates, mozzarella y aceitunas; pasta con tomate, pasta al pesto y pasta con quesos; helado de pistacho, fresa y vainilla. Pensaba que se comía mejor... Después, Silvió me regaló un collar de Damiani con un corazón porque era San Valentín'.

Ruby mandó también un consejo a Berlusconi desde Oggi: que no deje entrar a tantos desconocidos a sus fiestas. Por el caso de Nadia o por ella misma. La chica apodada 'robacorazones', dijo ayer que estaría dispuesta a ir a la televisión para contar todo lo que sabe.

Se habló de Annozero, el programa de Michele Santoro en Rai 2 pendiente de ser suspendido por criticar a Berlusconi. Parece complicado. Porque Santoro sólo habla de política y porque Ruby aún tendrá que dar cuentas a la fiscalía.

Sería ponérselo demasiado fácil al director general de la Rai, Mauro Masi, que estaría encantado de hacer desaparecer de la faz de la tierra el programa y así evitar llamadas incómodas del premier

¿Un programa de Mediaset? Es posible. Así Berlusconi no sólo controlaría la entrevista, sino que además ganaría dinero con una nueva estrella que, al fin y al cabo, ha creado él.