Público
Público

El Congreso de EEUU elimina la tasa bancaria del proyecto de reforma financiera

El impuesto se había planteado como una de las fuentes de financiación de la reforma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los miembros del Congreso estadounidense que negocian la reforma financiera acordaron eliminar una tasa bancaria que suponía 19.000 millones de dólares destinados a financiar la ley, en un intento por alcanzar un consenso en torno a la reforma.

El Comité de Servicios Financieros informó de que los legisladores acordaron, después de una sesión negociadora, retirar la propuesta incluida en el texto presentado la semana pasada que tendrá que ser consensuado y aprobado por ambas cámaras.

El impuesto se planteó como una de las fuentes de financiación de la reforma, que supone el mayor cambio a los reglamentos que rigen a Wall Street desde la Gran Depresión de la década de 1930.

La idea sigue siendo que el Congreso apruebe la reforma y la envíe al Despacho Oval antes de la fiesta nacional del cuatro de julio.

La reforma, en la que el Congreso ha trabajado durante un año, afectará una gama muy amplia de transacciones financieras desde las compras con tarjeta en el supermercado hasta las operaciones más complejas con títulos y acciones en Wall Street.

El texto incluye un sistema de alarmas de riesgos para prevenir otro colapso

Los legisladores llegaron a un acuerdo preliminar sobre el texto de la reforma financiera más ambiciosa desde la Gran Depresión y que tiene que someterse votación de las dos Cámaras.

El texto incluye un sistema de alarmas de riesgos para prevenir otro colapso financiero como el de 2008, la creación de una oficina de protección financiera del consumidor que tendrá amplias atribuciones y un procedimiento para la liquidación de las grandes firmas financieras que caigan en serios problemas.

El presidente Barack Obama, que se reunió con el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, expresó confianza en que la reforma saldrá del Congreso esta semana, pese a la ausencia del senador demócrata Robert Byrd, que falleció la madrugada del lunes.

Con la muerte de Byrd, la aprobación de la reforma financiera se ha complicado en el pleno del Senado, porque los demócratas no tienen los 60 votos para bloquear la obstrucción de sus detractores, entre ellos el senador republicano Scott Brown.

'Es hora de que pongamos en marcha normas que eviten rescates de los contribuyentes y nos aseguraremos de que no vayamos a tener una crisis financiera que pueda arruinar la economía. Y creo que habrá suficiente interés en avanzar en esta reforma y la vamos a lograr', dijo Obama.