Público
Público

El Consejo de Seguridad analiza la situación en Malí

Bélgica se plantea prestar apoyo logístico a la operación y Estados Unidos sopesa enviar 'drones'. España refuerza la seguridad de su embajada en Bamako  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reunirá este lunes 'para analizar la situación en Malí', tras el inicio del operativo militar para expulsar a los rebeldes islamistas del norte del país africano. Los representantes de 15 países miembros de este organismo se reunirá por la tarde, la noche en España, a petición de Francia.

El presidente francés, François Hollande, anunció el pasado viernes que respondería afirmativamente a la petición de ayuda militar formulada por las autoridades malienses, ante la ofensiva lanzada por los islamistas. El operativo militar comenzó 24 horas después, cuando la Fuerza Aérea de Francia atacó a un convoy islamista que se dirigía a la capital maliense, Bamako. Desde entonces, ha ayudado a las fuerzas locales a recuperar la ciudad de Konna y ha bombardeado los bastiones islamistas en la ciudad de Gao.

Hasta ahora, a la operación francesa sólo se ha sumado Reino Unido, que ha anunciado que proporcionará 'apoyo logístico militar' a las tropas galas, lo que se traducirá en el 'transporte rápido de soldados y equipamiento'. David Cameron ha confirmado la participación de dos aviones de transporte C17 de la RAF, pero ha descartado que vaya a haber tropas británicas en suelo maliense. 'Lo que se está haciendo en Malí es bueno para nuestros intereses. Debemos apoyar las acciones de Francia', ha afirmado.

Reino Unido enviará dos aviones C17 de transporte y equipamiento

No obstante, funcionarios norteamericanos han informado a la agencia de noticias Reuters que Estados Unidos está apoyando en materia de transportes y comunicaciones la operación francesa. Las fuentes han detallado que dicho respaldo incluye el intercambio de información de Inteligencia, para lo cual la Casa Blanca está sopesando enviar a Malí un pequeño grupo de aviones no tripulados, los conocidos como drones.

La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) también participa en el operativo militar. Se espera que en las próximas horas llegue el primer grupo de los 3.300 efectivos que la organización regional prevé desplegar en Malí.

Además, el Gobierno belga se está planteando la posibilidad de prestar apoyo logístico a la operación francesa, según ha explicado una fuente próxima al ministro de Defensa, Pieter De Crem. En tal caso, Bélgica podría enviar uno de sus once aviones de transporte modelo C-130, así como un hospital de campaña o bien unidades médicas. 

El Gobierno español no se plantea por el momento participar en la operación militar contra los yihadistas, pero continúa comprometido con la misión de entrenamiento y adiestramiento que prepara la Unión Europea. Según han informado fuentes del Ministerio de Defensa, España apoya 'política y diplomáticamente' la iniciativa del presidente francés, François Hollande, pero no tiene previsto por ahora participar con medios militares en la misma. La intención del Gobierno es acudir a la zona cuando la Unión Europea 'decida y determine' poner en marcha la misión de entrenamiento que pretende adiestrar al Ejército de Malí. Los ministros de Exteriores europeos mantendrán una reunión sobre la situación en el país maliense este jueves.

España no se plantea participar por el momento en la operación militar

El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha reiterado que España está dispuesta a enviar instructores a Malí para formar a los miembros del Ejército local, como aportación a una misión europea de entrenamiento aprobada recientemente, y que también estaría dispuesta a prestar 'apoyo logístico' a las tropas africanas sobre el terreno. Fuentes diplomáticas han indicado que, si Francia lo pide, se podría enviar un avión de transporte para facilitar el traslado de tropas de una zona a otra.  

De momento, el Gobierno ha tomado la decisión de reforzar la seguridad de su embajada en Bamako aunque no ha precisado cómo. García-Margallo ha informado además de que ascienden a 105 los españoles residentes en Malí, los cuales se encuentran en su totalidad en la zona sur del país que todavía controlan las autoridades malienses.

Mientras, la OTAN ha saludado la 'acción rápida' de Francia 'para repeler la ofensiva de los grupos terroristas' en el país africano y espera 'que tales esfuerzos ayuden a restablecer el Estado de Derecho en Malí, ha explicado en rueda de prensa la portavoz aliada, Oana Lungescu. 'Saludamos los esfuerzos de la comunidad internacional en apoyo a la implementación de la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas 2085'.

La OTAN aclara que 'no está implicada' en la intervención de Francia

Sin embargo, la portavoz ha dejado claro que la OTAN como tal 'no está implicada' en la intervención militar, tras ser preguntada sobre si los aliados se plantean enviar los aviones AWACS de reconocimiento de la Alianza para contribuir a vigilar la situación sobre el terreno y aportar así inteligencia. 'No ha habido petición (de ayuda) a la OTAN ni ninguna discusión dentro de la OTAN sobre esta crisis', ha precisado Lungescu.

La crisis política en Malí se desató el pasado mes de marzo, cuando un nutrido grupo de militares descontentos por la falta de recursos suministrados por el Gobierno para combatir al Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA) en el norte dio un golpe de Estado.

Aprovechando el caos institucional, los rebeldes tuareg se hicieron con el control de las tres regiones que forman el Azawad -Tombuctú, Kidal y Gao- y proclamaron unilateralmente su independencia, aunque este movimiento no contó con el reconocimiento de la comunidad internacional. Sin embargo, los grupos islamistas presentes en el norte de Malí -Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI), el Movimiento de Unidad para la Yihad en África Occidental (MUYAO) y Ansar Dine-, rápidamente expulsaron al MNLA del Azawad, donde, desde entonces, imponen la sharia.