Publicado: 16.10.2015 10:46 |Actualizado: 16.10.2015 17:21

El Consejo de Seguridad de la ONU convoca una reunión de urgencia sobre la situación en Palestina

Mueren otros dos palestinos en nuevos enfrentamientos esporádicos. Para este viernes hay convocado un nuevo "día de la ira". Un grupo de palestinos incendia la tumba del patriarca José en Cisjordania, venerada por cristianos, judíos y musulmanes.  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La tumba del patriarca José incendiada. - EUROPA PRESS

La tumba del patriarca José incendiada. - EUROPA PRESS

WASHINGTON / JERUSALÉN.- El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha convocado una reunión de urgencia para este viernes para tratar la situación del conflicto entre Israel y Palestina en medio de la ola de violencia desatada en la región. La ONU añadió a última hora del jueves la reunión en su agenda, que tendrá lugar en Nueva York a partir de las 11.00 hora local (15.00 GMT), y que se convocó a petición de Jordania, país que actualmente es miembro del Consejo.

Desde principios de mes, 36 palestinos y 7 israelíes han muerto al recrudecerse la tensión, especialmente en Jerusalén Este y Cisjordania, donde más de un millar de palestinos resultaron heridos. Este mismo viernes has muerto tiroteados otros dos palestinos, uno de ellos tras, según el Ejército de Israel, herir a un soldado en nuevo ataque con cuchillo en Hebrón. El segundo falleció de un disparo en la cabeza en enfrentamientos en el norte de Gaza, donde han resultado heridos doce personas más, todas ellas con heridas de bala, según el Ministerio de Sanidad de la franja.

Además, para este vienes, varias facciones palestinas han llamado a sus seguidores a expresar su cólera contra Israel en un nuevo "día de la ira", instándoles a enfrentarse con las fuerzas israelíes y provocar disturbios. "Mañana (por hoy) es un Día de la Ira para apoyar la Intifada palestina. Las facciones están llamando a un día de la ira para asegurarse de que la Intifada continúa", señalaba este jueves el digital palestino Palsawa.



Desde principios de mes, 34 palestinos y 7 israelíes han muerto al recrudecerse la tensión, especialmente en Jerusalén Este y Cisjordania

En medio de la escalada de la tensión, un grupo de palestinos ha prendido fuego esta madrugada a la Tumba de José, en Nablus, en el norte del territorio palestino ocupado de Cisjordania, según ha denunciado el Ejército israelí. "Fuerzas palestinas llegaron al lugar, extinguieron el fuego y dispersaron a los incendiarios. El Ejército israelí hará las reparaciones necesarias para permitir a los fieles visitar el lugar sagrado", informa un comunicado militar.

El portavoz del Ejército, Peter Lerner, añade en el escrito: "La quema y profanación de la Tumba de José anoche es una flagrante violación y una contradicción del valor básico de la libertad de culto. Las Fuerzas de Defensa de Israel tomarán todas las medidas para llevar a los autores de este acto despreciable ante la justicia, restaurar el lugar a su condición previa y garantizar que la libertad de culto se restablece" en el lugar, añade.

La denominada Tumba del patriarca José es venerada desde hace siglos por cristianos, judíos y musulmanes. El Ejército israelí se retiró del sitio al principio de la Segunda Intifada, en septiembre 2000, que desde entonces quedó en manos de la Autoridad Nacional Palestina (ANP). El mausoleo se encuentra en "zona A", donde la ANP tiene pleno control administrativo y de seguridad, de acuerdo a la división territorial establecida en los Acuerdos de Oslo de 1993. 

Sin embargo, el Ejército israelí supervisa en coordinación con la ANP el acceso de fieles judíos para rezar en el lugar del cenotafio donde se venera al bíblico patriarca mencionado en el Antiguo Testamento, unas visitas consideradas por muchos palestinos como una provocación y una señal de que quieren hacerse con el lugar. Según el diario Haaretz, el ataque tuvo lugar cuando cientos de jóvenes palestinos acudieron cerca del complejo y le lanzaron cócteles molotov, además de entrar en la tumba para introducir materiales inflamables.

Soldados israelíes colocan bloques de hormigón para cercar los barrios árabes de Jerusalén. - REUTERS

Soldados israelíes colocan bloques de hormigón para cercar los barrios árabes de Jerusalén. - REUTERS

El incidente no se ha cobrado ninguna víctima, como tampoco se produjeron durante la jornada del jueves, que, por otra parte, sí contó con numerosos incidentes. Como, por ejemplo, la decisión de cancelar los partidos de fútbol programados para el fin de semana en el norte del país entre equipos árabes e israelíes, dada la delicada situación de seguridad, según informaron los responsables deportivos del país.

La enorme tensión que vive la región fue la causante también de un suceso protagonizado por un soldado israelí, que disparó en el interior de un tren en la ciudad de Haifa al creer que en el vagón viajaba un individuo sospechoso que pretendía cometer un apuñalamiento.
El uniformado, con rango de oficial, habría abierto fuego "al parecer, debido a la situación de nerviosismo comprensible y después de que varios soldados que viajaban en el tren identificaran a una persona y comenzaran a gritar 'terrorista'", explicó la portavoz policial Luba Smari sobre este suceso, que terminó sin víctimas.

Además, los enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas israelíes y los palestinos se mantuvieron durante el día en la ciudad cisjordana de Belén y en el cruce de Qalandia, el mayor entre Jerusalén y Ramala, al igual que entre residentes palestinos y policías israelíes en varios barrios palestinos de Jerusalén, como Isawiya y Ras Al Amud. Allí, las autoridades israelíes iniciaron la colocación de bloques de hormigón que restringen los accesos a la zona, como parte de las medidas excepcionales aprobadas por el Gabinete de Seguridad del Gobierno de Benjamin Netanyahu, que incluyen también la confiscación de las propiedades de los supuestos autores de los ataques de los últimos días o la demolición inmediata de sus viviendas, entre otras.