Publicado: 29.12.2013 13:12 |Actualizado: 29.12.2013 13:12

El Constitucional francés valida el impuesto del 75 % a los salarios más altos

El Ejecutivo podrá aplicar un presupuesto que persigue un ahorro de 15.000 millones de euros en 2014 y un déficit público del 3,6 % del PIB

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Consejo Constitucional de Francia validó este domingo el impuesto del 75% a las empresas que paguen a sus empleados salarios de más de un millón de euros al año, una promesa electoral del presidente socialista François Hollande.

La decisión que dio a conocer el Constitucional, máxima instancia judicial de Francia, llega un año después de que ese mismo órgano rechazara una primera versión de esa tasa, al considerar que la forma en la que estaba redactada podía entrañar desigualdades ante el fisco. El Gobierno anunció entonces que trabajaría para elaborar una nueva versión que lograra el plácet del Consejo, un impuesto que el Ejecutivo siempre ha catalogado como transitorio.

Tras el fallo del Constitucional, el Ejecutivo manifestó su satisfacción por una decisión que valida "la casi totalidad de las disposiciones" del texto redactado por el Gobierno. "Las disposiciones relativas a la política económica del Gobierno han sido validadas" y se censuran esencialmente "enmiendas técnicas", declararon en un comunicado conjunto los ministros de Economía y de Presupuesto, Pierre Moscovici y Bernard Cazeneuve, respectivamente.

De esa forma, el Ejecutivo podrá aplicar un presupuesto que persigue un ahorro de 15.000 millones de euros en 2014 y un déficit público del 3,6 % del Producto Interior Bruto (PIB). Los llamados "sabios" de ese consejo han censurado, no obstante, 24 artículos de los 236 del presupuesto del Gobierno para 2014 y la rectificación de los de 2013, algunos a petición de la oposición y otros por iniciativa propia.

El Constitucional no aceptó, por ejemplo, una nueva segmentación en tramos del impuesto sobre la fortuna que impedirá que el contribuyente pague más del 75 % de impuestos, lo que podría ocurrir si alguien dispone de un patrimonio importante y unos ingresos bajos.