Publicado: 12.11.2015 15:48 |Actualizado: 13.11.2015 12:55

Construir la paz en Siria
desde la fragmentación

La Asamblea Nacional Siria se presenta en Madrid como el principal grupo aglutinador de la fraccionada oposición siria. Acachan la división a los "50 años de régimen opresor" de la familia Al Asad y denuncian la "agresión" de Rusia contra las infraestructuras del país árabe

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3
Comentarios:
Representantes de la Asamblea Nacional Siria durante su presentación en la sede de la Casa Árabe en Madrid. - EUROPA PRESS

Representantes de la Asamblea Nacional Siria durante su presentación en la sede de la Casa Árabe en Madrid. - EUROPA PRESS

MADRID. - "Llamamos al mundo a restablece la paz en Siria y en la región. Ese es nuestro objetivo". Bajo esta premisa se han presentado en Madrid los representantes de la Asamblea Nacional Siria (ANS), uno de los tantos grupos de la oposición política al régimen de Bashar al Asad. El organismo ha defendido este jueves en una rueda de prensa en la Casa Árabe, institución dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores español, su trabajo de cara a "unificar todas las visiones" de los opositores sirios.

La ANS es producto de las distintas reuniones del Grupo de Trabajo de Córdoba, que aglutina a diferentes agrupaciones y coaliciones, para reforzar la cohesión de la tan dispersa disidencia siria en torno a los principios de Ginebra para conseguir una solución política al conflicto sirio. En los diferentes encuentros realizados durante los últimos tres años han participado miembros de la Coalición Nacional Siria (CNS), considerado el principal grupo opositor, y exmilitares del Ejército Libre de Siria, entre otros.

"La fragmentación de la oposición es un resultado natural de 50 años de régimen opresor"

Los representantes de la Asamblea presumen de representar a las distintas minorías y grupos religiosos ante la "desintegración política creada por culpa de los sistemas dictatoriales de la familia Asad", denuncia Mohamad Barmou, presidente del Grupo de Trabajo de Córdoba.

El también miembro del Comité Político de la ANS defiende que el "régimen miente cuando dice que protege a las minorías. La fragmentación es un resultado natural de 50 años de régimen opresor". Sin embargo, asegura Barmou, en un futuro cercano se verá una mayor "unificación" dentro de la dividida disidencia siria. "El drama y la tragedia del pueblo sirio nos une como oposición. La represión ha obligado al pueblo a protegerse a sí mismo", declara.



"Hemos trabajado como un médico que diagnostica una enfermedad, escuchando al pueblo", ha declarado Barmou, que también ha citado los tres objetivos fundamentales de la ANS: determinar la identidad siria, el régimen democrático y el nuevo orden constitucional. En tanto, Jamal Karsli, exdiputado del Parlamento alemán, ha insistido en que la ANS "no compite con otros grupos, sino que trabaja en la misma línea para incluir a todos en el futuro".

Cumbre en Viena y G-20 en Turquía

La presentación de la ANS en Madrid se produce en la víspera de un fin de semana movido en la esfera diplomática. Viena acoge a partir del sábado una conferencia internacional sobre Siria. Además, el domingo se inicia en Turquía una nueva cumbre del G-20, donde se da por hecho que los líderes de las principales potencias discutirán sobre la guerra.

Según la agencia Reuters, Rusia aboga por un proceso de transición de 18 meses que no estaría dirigido por Al Asad

Al encuentro en Austria, Rusia presentará un documento de ocho puntos con el que pretende poner fin a la violencia, según informa la agencia Reuters. El texto plantea incluir al Estado Islámico y otros grupos armados en una lista de organizaciones terroristas que serán excluidas de un eventual acuerdo de alto el fuego. Asimismo, apuesta por iniciar un proceso de transición de 18 meses de duración con representantes del Gobierno de Damasco y de la oposición. El objetivo sería elaborar un borrador de Constitución. Lo más sorprendente del documento es que el proceso no estaría dirigido por Al Asad, que tiene a Moscú como uno de sus principales aliados. Eso sí, el presidente sirio seguiría al cargo de las Fuerzas Armadas y mantendría el control de los servicios secretos.

El ministerio de Asuntos Exteriores ruso ha negado la preparación de tal texto. "La información no se corresponde con la realidad", ha declarado la portavoz de la cancillería rusa, María Zajárova a la agencia Interfax. Asimismo, ha recalcado que Rusia parte de la necesidad de llegar un consenso sobre a quiénes hay que considerar terroristas en Siria y de acordar la lista de los opositores sirios que negociarán con el Gobierno de Damasco.

Representantes de la Coalición Nacional Siria (CNS) han rechazado la supuesta hoja de ruta promovida por Rusia. Monzer Akbik, portavoz del considerado principal bloque opositor, ha subrayado que "el pueblo sirio nunca ha aceptado la dictadura de Al Asad y no aceptará que sea reinstaurada o reformulada". En su opinión, "los rusos están intentando jugar al mismo juego desde Ginebra", en alusión al proceso de diálogo que fracasó en 2014.

"Este tipo de régimen no merece estar en el Gobierno. Al Asad es la razón del problema que tenemos ahora", denuncia la ANS

Un miembro del comité político de esta coalición, Hadi al Bahra, ha insistido en que Al Asad sigue siendo el principal problema y ha rechazado que puedan celebrarse elecciones en el actual escenario. "¿Cómo puede haber elecciones justas si los ciudadanos que siguen en Siria temen la venganza de las fuerzas de seguridad del régimen?", ha planteado.

Los representantes de la Asamblea Nacional Siria también tienen claro que Al Asad debe desaparecer del poder. "Este tipo de régimen no merece estar en el Gobierno. Al Asad es la razón del problema que tenemos ahora. La comunidad alauí ─rama del islam chií a la que pertenece la familia Al Asad─ es la comunidad del régimen. Es una comunidad mafiosa", han denunciado durante la presentación en Madrid. 

Por último, el general Mohamad Fares, el primer astronauta sirio y representante de las brigadas del Ejército Libre de Siria en la ANS ha valorado el papel de Rusia en el conflicto y ha calificado de "agresión" los bombardeos lanzados por las fuerzas aéreas rusas en territorio sirio, supuestamente dirigidos contra intereses del Estado Islámico. "Putin asegura que está combatiendo a terroristas, pero en realidad la mayoría de los ataques van dirigidos contra contingentes del Ejército Libre. Nosotros buscamos una solución política y pacífica y los bombardeos destruyen nuestras infraestructuras además de matar a inocentes, muchos de ellos niños".