Publicado: 02.09.2016 20:54 |Actualizado: 02.09.2016 20:54

Continúa en Italia la búsqueda de cadáveres tras el terremoto y aumenta a 295 la cifra de muertos

Los equipos de rescate buscan a un ciudadano afgano que podría haber quedado sepultado bajo los cascotes de su vivienda.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un equipo de rescate trabajando en operaciones de desescombro en la localidad de Amatrice, Italia. EFE/Massimo Percossi

Un equipo de rescate trabajando en operaciones de desescombro en la localidad de Amatrice, Italia. EFE/Massimo Percossi

ROMA.- Las víctimas del terremoto que sacudió Italia el pasado 24 de agosto siguen aumentando. Los equipos de rescate continúan levantando escombros en las localidades italianas afectadas en busca de posibles desaparecidos, mientras que el balance de muertos aumentó hoy, tras el hallazgo de otro cadáver, hasta los 295 fallecidos.



El cuerpo sin vida ha sido localizado bajo los escombros de un edificio en ruinas en Casale, uno de los pueblos cercanos a Amatrice, la localidad más devastada por el terremoto. Sin embargo, el cuerpo no ha sido todavía recuperado debido a la inestabilidad del terreno.

Además, los equipos desplegados en Amatrice continúan buscando a posibles desaparecidos, entre ellos, a un ciudadano afgano que podría haber quedado sepultado bajo los cascotes de su vivienda, que se vino abajo durante el seísmo de magnitud 6 en la escala de Richter que sacudió el 24 de agosto el centro de Italia.

La desaparición del afgano ha sido denunciada por su hermano a los equipos de bomberos que trabajan en la zona, por lo que las labores de búsqueda continúan cuando han pasado nueve días desde el terremoto.

Además, el organismo encargado de Protección Civil en Italia sigue prestando asistencia a los miles de evacuados de municipios como Amatrice, Arquata del Tronto o Accumoli, y junto al Gobierno procura acondicionar refugios temporales adonde reubicar a estas personas hasta la reconstrucción de los pueblos.

El objetivo es devolver a los damnificados la normalidad en la medida de lo posible, dentro de las circunstancias, para que puedan rehacer sus vidas.

En las localidades que han sufrido severos daños, con derrumbes de los edificios, se trabaja también para recuperar los bienes de los supervivientes, así como algunas joyas y obras de arte que pudieran estar custodiadas en las iglesias, informan los medios.

De forma paralela, la Justicia italiana ya ha empezado a dar pasos para esclarecer posibles irregularidades y establecer a responsables de la devastación de zonas como Amatrice, donde el centro histórico quedó completamente derruido y el municipio quedó literalmente dividido en dos