Público
Público

Continúan las protestas políticas contra el presidente yemení

Cerca de 5.000 personas participan en las manifestaciones en el campus universitario en las que piden la renuncia del presidente Saleh y reformas políticas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Miles de manifestantes de la oposición prosiguen, por segundo día consecutivo, sus protestas contra el régimen de Ali Abdalá Saleh en la Universidad de Saná, alimentadas por el reciente triunfo de la revolución egipcia.

En la protesta, que hasta media mañana se desarrollaba pacíficamente, según pudo comprobar, participaban cerca de 5.000 personas dentro del recinto universitario.

Fuera del campus se encontraba medio centenar de partidarios del presidente Saleh, pero en las primeras horas no se habían producido choques con la policía ni entre los grupos políticos rivales.

Al igual que en la protesta de ayer y en otras de las jornadas anteriores, los manifestantes de la oposición piden la renuncia del presidente Saleh y reformas políticas.

Yemen es una de las naciones de la región que más riesgos corre de que haya una grave desestabilización política

'Oh, Ali, vete, vete', es uno de los lemas más coreados por los opositores al régimen. 'Nuestra demanda es clara: queremos cambios', gritan los manifestantes.

Ayer, sábado, centenares de partidarios del presidente yemení disolvieron con armas blancas y bastones una marcha de la oposición en el centro de Saná.

La embestida de los seguidores del mandatario tuvo lugar cuando alrededor de 2.000 manifestantes de la oposición yemení, que habían iniciado su marcha en la Universidad de Saná, se aproximaron a la plaza Tahrir (plaza de la Liberación).

Allí se encontraron unos 5.000 partidarios del régimen de Saleh celebrando un mitin de apoyo al mandatario.

Estas protestas se producen en Yemen al calor de las revueltas populares que terminaron en las últimas semanas con los regímenes que encabezaban Ben Ali en Túnez y Hosni Mubarak en Egipto.

Yemen es una de las naciones de la región que más riesgos corre de que haya una grave desestabilización política. El régimen de Saleh está expuesto a las acciones continuas de Al Qaeda, que tiene bases en este país, a un intento de secesión del sur y a una rebelión chií en el norte que actúa esporádicamente.

La presión de los grupos de la oposición forzó el pasado 2 de febrero a Saleh a echarse para atrás en unas reformas constitucionales que buscaba para poder seguir en el poder.

Saleh, presidente de Yemen desde la unificación entre el norte y el sur, en 1990, ha sido reelegido en 1999 y 2006. La Constitución actual, aprobada en 1991, no permite al presidente buscar una nueva reelección en los comicios del 2013.